Festival de Mar del Plata: Drinking Buddies, un enredo amoroso


a

Lo que arranca como una amable película indie sobre dos parejas felices se convierte en otra cosa, en un muestrario de miradas y momentos incómodos. Drinking Buddies se coloca siempre al borde del lugar común, sin caer definitivamente en él. Kate, interpretada por la hermosa Olivia Wilde, trabaja en una cervecería. Su novio, Chris, es un productor de música, envuelto en un mundo de libros y bandas al cual Kate apenas puede acceder. Lo intenta, y Chris le abre la puerta, pero el esfuerzo es en vano. Es un continente lejano, que contribuye a la mística de Chris, pero que no tiene nada que ver con ella. Luke, colega y compinche de Kate en la cervecería, podría ser su alma gemela, pero él también está involucrado con otra persona, con Jill, una chica simpática y algo nerd que, a pesar de su buena predisposición, no logra integrar el grupo cervecero de su novio. Un fin de semana, Luke, Jill y Kate visitan la casa de campo de Chris, y las coordenadas sentimentales se confunden y entrecruzan.

Este esquema básico le permite al director y guionista Joe Swanberg articular distintas expresiones del deseo y del amor frustrado. Incluso cuando parece inevitable, no siempre se consuma la infidelidad, y cuando finalmente ocurre el beso anhelado, el desenlace tampoco es el esperado. Lo que importa, en este film, no son los celos ni la pasión sexual. Swanberg enfatiza, en cambio, los instantes de incertidumbre, los pasos en falso, los gestos dubitativos, los segundos en los que se juega el futuro, en los que, de repente, el presente exige decisiones que determinarán el rumbo de los próximos años, cuando las palabras, tan disponibles anteriormente, se vuelven esquivas. En este sentido, es encomendable la actuación de Anna Kendrick como Jill. Se podrían escribir varios libros ensayísticos sobre cada una de sus muecas. Es cierto que, a veces, tiende a interpretar variaciones de un mismo personaje, en películas como Up in the Air y 50/50. Será un poco más insensible o un poco más simpática, pero siempre es inteligente, ingenua y reprimida. De todos modos, es la actriz ideal para Drinking Buddies, que se nutre de caracterizaciones sutiles. En su rostro compiten perspectivas opuestas, como si ella habitara varios planos emocionales a la vez, trazando líneas de fuga hacia destinos contrapuestos, eligiendo su camino entre rizas forzadas y frases abortadas.

– Guido Pellegrini

Twitter: @beaucine

Series: House, la recta final de una historia diferente


HOUSE, es una de las series más excéntricas y originales de los últimos tiempos, en un mundo donde la presencia del anti-héroe se ha hecho lugar en el corazón de la gente, este héroe/anti-héroe es una demostración más de lo complicada que son los gustos de la gente. Un doctor egocéntrico, maltratador, manipulador y sobre todo un genio que sabe que lo es y lo demuestra constantemente con orgullo y  gallardía. Pero que  sin embargo, cuando un caso se le aparece interesante por no tener una explicación simple se obsesiona de tal manera que lo cambia radicalmente transformándolo en un medico sin escrúpulo que sin importar el precio o consecuencia va a curar/ salvar a su paciente, no por mero amor a la persona sino, porque no permitirá ser derrotado por una enfermedad que no puede descifrar a simple vista.

Sin embargo todo tiene un final y a mi pesar (porque me encanta la serie) el canal de televisión Fox anunció que emitirá el último capítulo de la serie HOUSE el próximo 21 de mayo, después de un capítulo retrospectivo de una hora en el que se hará un pequeño resumen de los sucesos más importantes del programa. Y aun así El pasado 8 de febrero la cadena informó que House, uno de los dramas más populares de la televisión estadounidense, concluiría al término de la octava y temporada final. Los propios productores (David Shore, Katie Jacobs y Hugh Laurie) decidieron no seguir adelante con la serie (Ya venían amagando la temporada pasada).

La cita que considero central de lo que dijeron los productores fue

“Los productores siempre imaginamos a House como una criatura enigmática; nunca sería el último en abandonar una fiesta. ¿Por qué no desaparecer antes de que la música se detenga, mientras que aún hay cierta mística en el aire?” (¿Aún así no te parece mejor irse cuando estas en la cima, como están haciendo ellos?)

Lo mas irónico de todo es los rumores en torno a la cancelación de la serie existieron desde su primera temporada, pero House se recuperó de manera excelente y se convirtió en un gran éxito de audiencia en todo el mundo.

Y aunque dije lo anterior de “irse en la cima”, también es una realidad que desde el año pasado la audiencia sufrió un severo bajón, una tendencia que se ha acentuado durante la octava temporada. La serie dio varios Emmy y Globos de Oro a Laurie, que llegó a cobrar unos 400 mil dólares por capítulo.

Solo falta 8 capítulos para terminar la temporada final el primero de estos ochos se vera el 2 de abril y el capitulo se llamara “Blowing the Whistle” (Suena el silbato), el personaje “Trece” (Olivia Wilde) reaparecerá en este tramo de despedida. El ultimo capitulo será escrito por los creadores de la serie David Shore, junto a Peter Blake y Eli Attie. (Acuérdense que Juan José Campanela escribió y dirigió varios de los capítulos de la serie y esa experiencia le sirvió para su película “El secreto de sus ojos”)

 

Próximamente habrá una extensa nota sobre esta excelente serie. Que marco una antes y un después en la medicina de TV, como lo fueron CSI, Criminal Mind, Dexter y otras series mas.

<a rel=”author” href=”https://plus.google.com/107005891006004217533“>Maximiliano R. Esposito</a>