Sagas & series: Mi villano favorito Dr. Horrible´s Sing Along Blog


DrHorrible_cv
De vez en cuando uno se encuentra con cosas bizarrisimas en internet. Y si uno está al pedo las termina viendo. Bueno, algo así me paso con esta mini serie. Aunque viendo los nombres que están involucrados, por más que no estuviera el pedo, la hubiera visto, y ahora paso a recomendarla.
El Dr. Horrible es un villano medio pelo que aspira a entrar en la Malvada Liga de la Maldad. Mediante su video blog vemos como en repetidas ocasiones mando su solicitud a Caballo Loco, líder de la liga, pero siempre fue rechazado por sus constantes fracasos. Mientras el Dr. Horrible nos cuenta esto, también vemos su día a día, principalmente sus forzados “encuentros casuales” con Penny, su gran amor, y sus batallas con el ególatra Capitán Hammer, superhéroe y némesis del Doctor.
Para encontrarle el encanto al a serie debemos situarnos en el contexto en que se dio. Primero estamos ante una mini serie de tres capítulos de catorce minutos cada uno. Su creador, Joss Whedom (Buffy, Firefly, Los Vengadores), originalmente pensó la serie para ser emitida en internet, allá por el lejano año del 08. Recordemos que en esa época se vivió la famosa huelga de guionistas, que dio como resultado la suspensión momentánea o definitiva de casi todas las series televisivas. Whedom con esto buscaba hacer algo barato, corto, de fácil acceso pero con calidad.
Dr-Horrible-s-Sing-a-long-Blog-dr-horribles-sing-a-long-blog-4123747-1024-768
Y esa calidad se la da el excelente reparto que tiene la mini serie. El protagonista, nuestro Dr. Horrible es interpretado por el enorme Neil Patrick Harris (Barney de How I Meet Your Mother), el Capitán Hammer es recreado por el genio de Nathan Fillion (Firefly, Castle), mientras que el interés amoroso de ambos, Penny, es la hermosa Felicia Day. También tenemos a Simon Helberg (Wolowitz de The Big Bang Theory) como el inútil secuas de Dr. Horrible.
Y es que esto último caracteriza a la tira. Olvídense de ver grandes efectos y superhéroes de última generación. Toda esta hecho con un presupuesto ínfimo (que no significa que la calidad sea mala), y el mundo en el que se mueven los personajes rozan el patetismo y ridículo. El Dr. Horribles recuerda bastante a Mi Villano Favorito, siendo un malvado que no es tan malo como él mismo cree que es. El Capitán Hammer tampoco  es el héroe que uno está acostumbrado a ver, ya que estamos ante un ególatra que hace todo más pensando en la fama y moverse fans que en hacer el bien por el bien mismo.
Antes de verla tienen que acordarse de lo que comente más arriba. Estamos ante una propuesta de bajo presupuesto, hecha en una época particular en la que los guionistas se negaron a seguir escribiendo y todas las series estaban en un párate indefinido. Y además, les advierto, es un musical (tiene partes habladas), así que los que odien las canciones están advertidos.
Dr. Horrible´s Sing Along Blog puede ser interpretada como un ensayo, un entretenimiento que hizo Joss Whedon por mero gusto y tanteándose a sí mismo en el mundo de los superhéroes. Pero más que nada, es la clara muestra que no hace falta tener un presupuesto gigante para hacer algo digno y con un mínimo de calidad.
Muchos deberían tomar nota de esto.
Un saludo cantando mis maldades.
Nota: 8
Jorge Marchisio
Mi face Yorsh A. Romero

Sagas & Series: Castle, el final no siempre está escrito


Hace tiempo que las series de “asesores” policiales acapararon la TV, dejando de lado a las historias de policías retirados que se convierten en justicieros o detectives privados. Hoy en día, cuando de resolver crímenes se trata, los protagonistas son los “consultores”, situación que le debe bastante al fenomenal éxito de CSI. Anteriormente, había surgido alguna que otra serie con una temática similar, pero ninguna impuso una moda. CSI, en cambio, no sólo inspiró otros programas, sino que hasta aumentó la cantidad de cursantes en las carreras de ciencia forense, y más de una cátedra universitaria usa esta serie estadounidense como material de estudio. Curiosamente, otros shows del género policial cambiaron la terminología de CSI (Crime Scene Investigation, o investigación de la escena del crimen) por CSU (Crime Scene Unit, o unidad de la escena del crimen). En fin, los técnicos policiales, actualmente, son los protagonistas de las series y los responsables de capturar a los criminales con sus deducciones, valiéndose de un arsenal tecnológico de primerísima generación.

CSI y sus derivados allanaron el terreno para las series que siguieron: Crossing Jordan, The Dresden Files, Body of Proof, Numb3rs, Fringe, Dexter, Bones, Castle y la nueva Elementary, homenaje a Sherlock Holmes, aquel famoso asesor del siglo XIX. En esta nota, hablaremos de una de estas ofertas, Castle, que ya arrancó su última temporada. La particularidad de esta serie es que, a lo largo de sus tres años en televisión, siempre estuvo a punto de ser cancelada. Sin embargo, pudo mantener un equilibrio y cosechar seguidores fieles.

En este caso, el asesor en cuestión es un escritor de novelas sobre asesinatos. Como dice el Richard Castle del título (interpretado por Nathan Fillion): se dedica a matar gente, pero literariamente. Lo mejor de todo es que le pagan por hacer lo que hace.

La trama comienza cuando un asesinato en la vida real remite a uno ficticio cometido en uno de los bestsellers más populares de Castle (guiño, quizás, a Nido de cuervos). La detective Beckett consulta al escritor, sin olvidar que él es el principal sospechoso, e ignorando, por otro lado, que ella es una de sus mayores fanáticas (frialdad que demuestra la profesionalidad de la detective). Castle, mientras tanto, queda hechizado por la hermosa Beckett (interpretada por Stana Katic), no sólo por su belleza, sino también por su determinación a la hora de resolver sus casos. Termina por encontrar, en la detective, a su nueva musa, y luego de ser rechazado por ella, hace cualquier cosa para acercarse a la misma. Por ejemplo, llega a contactarse con su amigo el alcalde para ser admitido en la comisaría, desempeñarse como asesor junto a Beckett y así inspirarse para escribir una nueva saga de bestsellers, con una protagonista basada en la detective y llamada Nikki Heat. Lo interesante de todo esto es que, tras cada temporada de la serie, se publica un libro (en la vida real) como el que Castle supuestamente escribió durante la ficción del show. Esto hace que el protagonista traspase la pantalla y tenga cierto contacto con nuestra realidad, como sucede a menudo en los países orientales, donde los proyectos multimedia involucran videojuegos, novelas, comics, etcétera.

Castle y Beckett mantienen una tensión sexual constante, mientras que los personajes secundarios complementan muy bien a los protagonistas, especialmente el equipo de Beckett. Si bien Castle se integra a este grupo, no deja de ser un outsider.

La serie se concentra, más que nada, en la historia de amor y desamor entre Castle y Beckett, mientras que los crímenes son una excusa perfecta para desencadenar la seducción. Al mismo tiempo, todos los personajes atraviesan un proceso de transformación en cada temporada, hasta llegar a la última, donde éstos son puestos a prueba, a medida que los cabos sueltos de las temporadas pasadas son resueltos. Por ejemplo, se descubren detalles del padre de Castle (luego de un guiño importante en la cuarta temporada ), mientras que la relación de Castle con su hija se complica tras el ingreso de esta última a la universidad. Él es un veterano de tres divorcios y ella es su única hija. Castle sufre profundamente esta separación filial, aunque, por lo menos, sigue “disfrutando” de su madre si se puede decir eso, que vive con él y es una presencia siempre cómica.

Nathal Fillion nunca dejó de promocionar Firefly y Serenity y aprovechó cada ocasión para remitirse a aquellas creaciones de Joss Whedon (como en el episodio de Halloween). Además, algunos de sus antiguos compañeros de reparto pasaron por Castle, como fue el caso de Adam Baldwin.

Ésta serie no quedará en la historia ni fue un hito que rompió esquemas, pero tampoco quiso lograr ninguna trascendencia. Sólo procuró hacernos pasar un buen rato, con las ocurrencias de Castle y su insistente admiración por la detective Beckett.

<a rel=”author” href=”https://plus.google.com/107005891006004217533“>Maximiliano R. Esposito</a>

Revisado por Jorge Marchisio http://acanosecoje.blogspot.com.ar