La segunda muerte: Entrevista a Santiago Fernández Calvete


La segunda muerte

 

Entrevistamos a Santiago Fernández Calvete, director de La segunda muerte, un buen exponente del género fantástico argentino.

La película esta protagonizada por Agustina Lecouna, Guillermo Arengo, Tomás Lizzio, Germán de Silva, Mauricio Dayub y gran elenco.

FBC: ¿Como te inicias en el mundo del cine?

S.F.C.: Desde chico me gustaba dibujar, hacer historietas y escribir cuentos. También filmé algunos minutos con una Súper 8 de mi abuelo. Pero una vez participé de un comercial, como actor, digamos, cuando tenía 10 años. Era un comercial de un vino, uno en el que al final aparecía la cajita en una cascada. El comercial se filmó en Buenos Aires, y me acuerdo que me invitaron a ver cómo filmaban la cascada. Me dio curiosidad saber dónde había una cascada en Buenos Aires. Finalmente descubrí que era una cascada de dos por dos en la entrada de un restaurante. Me pareció fascinante descubrir cómo el cine engaña al ojo, cómo miente dulcemente. Y cuando tuve 20 empecé a estudiar orientado al guión.

FBC: ¿Nos podrías contar como se gestó el proyecto de La segunda muerte, tu opera prima?

S.F.C.: Era una idea que había estado dando vueltas en mi cabeza durante mucho tiempo. Como desde los 15 o 16 años, que en una reunión con amigos pensé que una de las cosas que más terror podrían causar es una aparición mariana. Tiempo después se hizo un concurso de mediometrajes de terror, y con mi hermano bocetamos una historia que finalmente no prosperó. Pero me quedé con las ganas de escribir un largo con la idea y así fue. El primer borrador fue del 2007 y la película se terminó filmando a fines del 2010.

FBC: ¿Que referencias tuviste a la hora de abordar el género y que opinas del momento que esta atravesando?

S.F.C.: Yo soy un amante del cine, veo terror, policial, comedia, veo todo lo que puedo. Creo que sería imposible saber cuáles fueron mis influencias. Sí sé que en La segunda muerte algunos ven elementos del cine asiático de terror, otros ven algo de Twin Peaks, y otros algo del cine negro. Yo traté de ser fiel a la película que me había imaginado, que tenía elementos de muchas fuentes diversas, de todo lo que había visto a lo largo de mi vida. Cuando estuve por filmar me di una sobredosis de cine de terror y fantástico. Tal vez por temática la que más he visto fue El exorcismo de Emily Rose, que plantea un debate entre ciencia y religión.

FBC: El terror y la religión es casi un subgénero. ¿Cómo entendés esta relación tan prolífica en el mundo del cine?

S.F.C.: La religión es uno de los temas más comunes a toda la humanidad. Son pocas las personas que no se han vinculado nunca con una religión. La religión es fascinante, sea por fe o como objeto de estudio y el cine no podía permanecer ajeno a eso.

FBC: Hay dos aspectos técnicos que llaman la atención en la película, el sonido y el color. En cuanto a los efectos de sonido, están bien usados, ajustados a determinados momentos, y no se abusa de este recurso como viene pasando en muchas películas de terror en los últimos años. Con respecto al color, hay dos registros distintos y el monocromático es el que predomina en la mayor parte de la película. ¿Nos podés contar como se trabajaron o que tuviste en cuenta en relación a ellos?

S.F.C.: El color tiene dos tratamientos, uno desaturado que es para el presente y uno saturado para el pasado (sean los flashbacks narrativos o las visiones del vidente) La idea era respetar el conepto de un presente apagado y un pasado mucho más furioso y que aún está vivo.
Con el sonido se hizo un trabajo muy metódico. El sonido directo fue tomado por la misma persona que hizo la mezcla y la música. Nos inspiramos en la banda de sonido del videojuego Silent Hill, nos gustaba de ese juego la atmósfera perturbadora, de peligro inminente, de desconcierto. En La segunda muerte hay ruidos que no sabés si son de la música o de la escena.
la segunda muerte

FBC: El género fantástico esta pasando por un buen momento en Argentina, pero no tiene mucha tradición.

S.F.C.: Me parece que todo el cine de género esta comenzando a levantarse, tanto el fantástico, como el terror o la ciencia ficción, pero también el policial, el thriller. La tradición del policial existió siempre, en el caso del terror y el fantástico tal vez más en la literatura y el comic. Yo creo que es solo una cuestión de presupuestos. Hacer estas películas es caro, no la hacés en el living de tu casa con dos amigos. Para que se vea bien tenés que invertir dinero, porque si no lo hacés así, quedas como un cine de clase B. Creo que, además, hoy se perdió la vergüenza de decir que uno hace este tipo de cine y eso deja en evidencia que toda la industria entiende la importancia de hacer este tipo de películas. De hecho, el INCAA ha creado Blood Window que es una forma de ayudar a hacer, promover y vender cine de género argentino en el mundo.

FBC: Siempre hay anécdotas en los rodajes. ¿Te acordás de alguna para contarnos?

S.F.C.: Sí, me acuerdo que en la noche que filmábamos la lluvia sobre la iglesia y el cochecito de bebé humeando se empezaron a escuchar ruidos en la casa de al lado de la iglesia. Era una casa que estaba a disposición nuestra y no había nadie. Pero se escuchaba un lamento y ruidos muy raros. Parte del equipo, digamos femenino, estaba aterrado y nervioso. Todo terminó en un perro pulguiento que se había quedado atrapado. Otra cosa divertida fue el paso del tiempo. Una vez terminada la película, quisimos doblar algunos diálogos. Tomás, el actor que hace del niño clarividente, había crecido tanto que no podía doblarse a sí mismo, su voz había cambiado. Otro caso fue cuando tuvimos que grabar llantos de bebé. En la película parece que se escucha uno solo, pero son dos bebés. El que se ve en la película y el que tuve yo tiempo después y que ni imaginaba iba a tener.

FBC: La película participó en varios festivales internacionales. ¿Cómo fue el recibimiento del público y de la crítica?

S.F.C.: El público siempre respondió bien. La gente va y disfruta la película. En Corea (estuvo en el Festival PIFAN en Corea del Sur) luego de una función, un hombre se puso de pie y aplaudió exaltado. Yo no entendía qué pasaba, pero gritaba que amaba el cine argentino y que estaba encantado con la película. La segunda muerte se disfrutó en todos los lugares a donde fue. Las críticas siempre fueron buenas en el exterior.

FBC: Uno de los puntos críticos del cine argentino son las ventanas de exhibición que tienen las producciones nacionales. ¿Que recorrido esta teniendo la película en las salas?

S.F.C.: La película salió con 10 copias, lo que es un lanzamiento chico. Además, salió con poca inversión en publicidad. No es culpa de nadie en particular, claro está, es que el cine argentino generalmente sale así. A pesar de eso, hicimos un buen número, más de lo esperado dadas las circunstancias. Lo que demuestra que el público argentino está ávido de este tipo de películas.

FBC: ¿Tenés algún proyecto a futuro que nos quieras adelantar?

S.F.C.: Este año estaré filmando un thriller junto a Magma Cine, la misma productora de La segunda muerte, que pertenece a Juan Pablo Gugliotta y Nathalia Videla Peña. Es una historia de traición pero también una historia que habla de la falta de intimidad a la que estamos expuestos mediante el uso irresponsable de la tecnología. Por ahora se llama Testigo íntimo y se filmará a mediados de año.

 

Cine Clase B: La trilogía de Maniac Cop


maniac_cop_poster_01

El primer film fue concebido por una necesidad del director William Lustig (que prácticamente sin ideas pensaba retirarse del mundo del cine) y del productor y director Larry Cohen (que justo venía de un proyecto caído); en una reunión en 1987, dejando de lado un boceto para una secuela de Maniac (1980)con Joe Spinell ya que no había mucho material argumental, pensaron inicialmente aprovechar la, por ese entonces, exitosas producciones de ese año terminadas con la palabra Cop (Robocop, Beverly Hills Cop 2), para realizar un film exploitation con el título Maniac Cop desarrollando un guión slasher que cada vez iba tomando más forma como proyecto, el cual el propio Cohen se encargaría de escribirlo y producirlo.

El presupuesto fue muy exiguo, aportado por la recién creada productora Shapiro Glickenhaus Entertainment de James Glickenhaus junto a Lenny Shapiro y Alan Solomon, con el millón de dólares con el que contaban el equipo filmó por más de 21 días (3 en New York y los restantes en Los Ángeles porque era más barato) aunque al ver el material, los financistas aportaron otros U$S 100.000 en la post-producción para filmar dos días más, con escenas en helicóptero, contar con la presencia de Sam Raimi en un cameo como periodista y tener un score musical a cargo de Jay Chattaway, la edición corrió a cargo de David Kern y el coordinador de dobles y director de segunda unidad fue el griego Spiro Razatos (que tuvo una corta carrera como director), éstos últimos manteniéndose en toda la trilogía.

Los actores seleccionados fueron Robert Z’dar como el policía Matthew Cordell (que cae preso en la cárcel de Sing Sing en New York víctima de las malas artes de la corrupción en los estratos altos de poder y en el cual encuentra la muerte a manos de delincuentes que encerró), Bruce Campbell como el oficial Jack Forrest y Laurene Landon hace de Theresa Mallory (amante del oficial Forrest). El maquillaje que se le aplicó a Z’dar no estuvo dentro de lo esperado pero se debió a las limitaciones presupuestarias; esto quedó a cargo del especialista John Naulin, dándole una estética particular para que no fuera un zombi, sino algo más acotado y real. La película tuvo una muy buena repercusión (mayormente en video) e incluso en Francia William Lustig ganó en 1988el premio como mejor director en el Festival Internacional de Paris du Film Fantastique et de Science Fiction, generando que se estrene Maniac Cop 2 primero en este país.

Print

Ya en 1990 se comenzó a gestar su secuela con el mismo equipo técnico, productor y director contando con un presupuesto mucho más alto producto de la asociación de The Movie House Sales Company Ltd. y Fadd Enterprises, Inc. que aportaron 4 millones de dólares para realizar excelentes escenas de acción y superiores efectos especiales. Los nuevos actores que se suman al elenco anterior que se mantienen son Robert Davi como el teniente McKinney, Claudia Christian hace de una psicóloga policía y Leo Rossi como el asesino de prostitutas Turkell que se suma a las andanzas del policía maníaco con planes de rescatar a los presos de Sing Sing aunque Cordell tenga otros planes para ir allí. En esta trama argumental mucho más oscura y sangrienta se retoma el final abierto de la primera con la llegada de la patrulla al muelle 14 para rescatar a Jack hasta la zambullida del furgón policial en el río con el policía asesino adentro.

Jay Chattaway sigue musicalizando la película manteniendo el tema principal y añadiendo nuevos scores que siguen la misma línea musical sin desentonar y el coordinador de dobles Spiro Razatos en el mismo doble rol. El film fue otro éxito especialmente en el mercado del video.

Maniac_Cop_3-200113596-large

Después de otros dos años tanto Cohen como Lustig consideraron realizar otra entrega aprovechando el final abierto de la segunda película, pero aquí comenzaron las complicaciones del rodaje. Primero la financiación quedó a cargo de First Look Pictures (subsidiaria de la Overseas Film Group en ese entonces) y Neo Motion Pictures quienes otorgaron un presupuesto inferior a la 2 pero superior a la primera y todo termina pareciendo como un proyecto acotado pero que sigue siendo interesante.

En este caso bajo el subtítulo de Badge of Silence (placa del silencio), la película al igual que sus predecesores continúa poco tiempo después de los hechos finalizados de la segunda entrega con Robert Davi de nuevo haciendo del detective Sean McKinney y Robert Z’Dar como Matt Cordell, la nueva protagonista es Caitlin Dulany como la doctora Susan Fowler y el nuevo malo es el actor Jackie Earl Harley como el drogadicto y peligroso Frank Jessup. La historia gira en torno a una protegida de McKinney, la oficial Kate Sullivan, que por su conducta ruda que ha sido apodada por sus compañeros como “Maniac Kate” por su uso de la fuerza excesiva, algo que al teniente no le agrada; en un asalto la oficial dispara contra el psicópata Jessup en un confuso hecho, editado por un noticiero sensacionalista, por el cual ella termina en coma cerebral y con la cuidad debatiendo si la debe seguir manteniendo con el respirador o practicar la eutanasia para evitar un conflicto judicial con el ladrón, que busca demandar a la ciudad por brutalidad policíaca. A partir de ahí el policía maníaco, que fue revivido por un sacerdote vudú con fines maléficos, se va a interesar por la oficial Kate e intentará desposarla en un rito vudú en una iglesia abandonada para que el cuerpo reviva del más allá como su fiel esposa.

El guión de Larry Cohen tuvo complicaciones para ser ejecutado por las limitaciones de presupuesto, el cual generó muchas discusiones entre William Lustig y los productores por cómo estaba saliendo el film hasta que un día abandonó el set del rodaje unos días antes que se acabara la filmación, es por eso que el productor Joel Soissontuvo que dirigir lo que faltaba; claro que esto no se reflejó en los créditos principales siendo explicitado recién en los créditos finales como director de secuencias adicionales (aunque en la edición del DVD su nombre fue agregado junto al de Lustig). Spiro Razatos continúa en el cargo de coordinador de stunt men y director de 2da unidad. El film aunque termina como siempre sucede con un final abierto no tuvo tanta repercusión y su baja performance produjo que no se realizaran una cuarta continuación en los 90, pero en éste nuevo siglo ya se está rumoreando de una remake para el 2014 que cuente toda la historia desde el comienzo. Como detalle adicional el logo de Maniac Cop en las dos primeras entregas fue creado por el cubano Pablo Ferro, reconocido diseñador gráfico cinematográfico y que tuvo como discípulos a los hermanos Greenberg que se especializaron en tareas de titulaje, producción y promoción en cine.

–         Federico Garzón Noguera

Cine: El Conjuro, el terror es real


the-conjuring-movie-poster-wallpaper

El género del terror siempre es considerado de menor calidad ante otros estilos. En parte se debe a que se basa en temas “no reales”, y en otra gran parte, porque se sacan pelis como chorizos de dudosa calidad. Entre tanta mediocridad, hace unos años empezó a destacar un nombre entre los demás: James Wan. El malayo lleva en su corta carrera un puñado de buenas películas de terror que lo destacan por sobre los demás, al grado que se está posicionando como alguien en quien confiar. Y con su nueva película vuelve a confirmar esta teoría.

Los Warren son una pareja que se dedica a exorcizar casas, personas y luchar contra entidades malignas. Debido a su fama son requeridos por los Perron, una joven pareja con cinco hijas que se muda a un nuevo caserón habitado por espíritus. Lo que ni los Warren ni los Perron sabían es que el ánima arraigado al lugar es más antiguo y malvado de lo que ellos podían imaginar.

Lo primero que puedo decir de la peli es que si buscan originalidad, se replanteen verla. La cosa no busca innovar ni sorprender. Y por eso tiene doble merito la película, porque a pesar de usar todos los clichés del género, hace un pastiche en el que todo se sostiene de forma equilibrada, coherente y creíble. Gran trabajo el de los guionistas en este aspecto.

Pero no solo por eso el guion es bueno. Si no que la forma en que esta construido y distribuidos los sustos es magistral. Lejos de usar imágenes repugnantes o tirar por el gore, la cosa es muy sutil y en tono in crescendo constante. Además que muchas veces las secuencias se preparan para el gran susto, y terminan en nada, haciendo que uno este expectante y tenso toda la peli, y que cuando finalmente llega el susto, se cague en las patas.

A esto hay que sumarle que Wan sabe filmar el buen guion que tiene entre manos. Lejos de los vicios del cine de terror del montón donde se abusa de la cámara parkinson o el uso del subidón de volumen para asustar; acá se busca la perfección visual con planos muy cuidados, jugando muchísimo con el fuera de campo ya sea sonoro o visual. Wan demuestra que a cada paso que da en el terror se supera como director. Y es que si Insidious era una película claustrofóbica y muy teatral, esta es aún peor (en el buen sentido).

La mala leche que desprende la peli desde el inicio, con esa historia de una muñeca que parece bastante colgada con la historia para luego ser uno de los momentos más terroríficos, es una muestra clara de lo que estoy hablando.

THE CONJURING
Pero no solo la parte dirección es destacable, sino que también el resto del apartado técnico es sublime. Toda la acción está situada en los 70. La ropa, los peinados, el decorado, los autos y la forma de hablar, todo corresponde a esa época. De hecho hay un momento de un video casero que bien podría ser un archivo real de lo bien reconstruido que esta.

También hay que destacar el trabajo actoral. Empezando por lo complicado que debe ser dirigir cinco chicas de veinte años para abajo sin que ninguna caiga mal y dándole personalidad a todas, y pasando por los principales. Patrick Wilson parece haber encontrado el género y su director, mientras que la hermosa bella y talentosa MILF de Vera Farmiga vuelve a demostrar que es una de las actrices que en mejor estado (físico y actoral) esta. Ambos interpretan a los Warren de forma creíble, haciéndolos personas reales como cualquiera de nosotros. Y es que por eso la peli puede llegar a asustar tanto, porque todos los personajes, sus reacciones y forma de comportarse es la que tendría cualquiera de nosotros.

El Conjuro se postula como uno de los mejores films de horror del año (el primer puesto se lo sigo dando al remake de Evil Dead). Una película que verdaderamente da miedo, y que tiene una factura técnica y actoral que sería la envidia de “géneros más respetados”.

Y James Wan se termina de consolidar como el mejor director de este género. A su corta edad ya tiene en sus espaldas genialidades como SAW (la única buena de la saga), la nombrada Insidious y El Conjuro.

Si no lo conocían, síganle el rastro, y de paso, asústense con esta peli.

Un saludo durmiendo con la luz prendida.
Nota: 8
— Jorge Marchisio

Facebook: Yorsh A. Romero

Cine Clase B: Ticks (1993) dirigida por Tony Randel


1060583_684796331548138_521837497_n

Film que comenzó a gestarse en 1992 cuando le surgió una idea al realizador de efectos especiales Doug Weswick (el realizador de stop-motion en The Terminator para Fantasy II), quién junto a su amigo Jim Garrison escribieron un guión en la década del setenta llamado Cycle of Blood para sumarse a la manía del subgénero de films estilo “naturaleza enloquecida” como eran Willard: la revolución de las ratas (1971) o Frogs (1972). La base la aportó el propio realizador con una vivencia acontecida de joven en la que yendo en bicicleta se encontró una garrapata agarrada en la espalda; a partir de ese momento imaginó lo terrorífico que sería encontrarse con unas de mayor tamaño como una mano, pero nunca pudo encontrar a nadie que se lo financiara. A comienzos de los 90 un productor llamado Jack F. Murphy que recién terminaba el film Syngenor (1990) lo convoca interesado en su historia para llevarla al celuloide. Murphy quiso actualizar aún más la historia (que había sido retocada por Yancy Calzada) aportando la idea de unos chicos de la ciudad que viajaban al bosque y para esa tarea contrató a Brent V. Friedman, un joven escritor de 30 años amante del cine de terror (quién había reescrito la historia de la mencionada Syngenor) para pulir y “noventizar” el guión; Para eso Weswick le facilitó a Friedman su primer guión como guía y un primer prototipo de una garrapata que había diseñado, más el apoyo explicativo de cómo se iba a realizar el trabajo de FX y de stop-motion para que el guión fuera coherente con lo que los muchachos de efectos especiales podían realizar. Durante el transcurso de la nueva escritura el nombre fue cambiado a Ticks y Friedman tuvo que ausentarse un mes entero para retocar y hacer aportes al guión de American Cyborg: Steel Warrior en Israel.

TICKS

El director designado fue Tony Randel y éste quiso hacerle unos retoques pero al no poder estar presente el guionista en la pre-producción antes del rodaje los productores tuvieron que contratar a otra persona para revisar y modificar el guión final, aunque luego de regresar a los Estados Unidos Friedman pudo ir controlando el proceso de filmación en el set de rodaje. Brian Yuzna, responsable de producir los mayores éxitos dirigidas por Stuart Gordon y de dirigir películas como Society y Return of the Living Dead 3, ya se había ganado la suficiente reputación dentro del cine de terror con su propio estilo como productor ejecutivo junto al mencionado Murphy.

La música fue compuesta por Daniel Licht y Christopher L. Stone y la compañía productora fue First Look Pictures y distribuida internacionalmente por su empresa madre Overseas Film Group; además en USA fue lanzada con el apoyo de Republic Pictures. Los actores destacados fueron todos conocidos dentro del clase B: Rosalind Allen como Holly Lambert, Seth Green hace de Tyler Burns, Ami Dolenz haciendo el personaje secundario de la niña rica Dee Dee Davenport, acompañada por su novio latino Rome Hernández (interpretado por RayOriel). Los restantes son Peter Scolari como Charles Danson (la pareja de Holly), y al que se suma su hija Melissa Danson que la interpreta Virginia Keehn, Barry Lynch hace del Señor (Sir en inglés, papel que originalmente se lo escribió Friedman al reconocido actor David Gale pero su muerte hizo que todo cambiara), Michael Medeiros como el loco Jerry y la figurita repetida del clase B Clint Howard como Jarvis Tanner. La película fue filmada en Los Ángeles, Big Bear Lake y en el San Bernardino National Forest en una trama donde unas garrapatas son mutadas accidentalmente por un producto químico dentro de una plantación ilegal de marihuana, a partir de ahí adquieren un tamaño sobrenatural por estos esteroides y van a sembrar el terror en el campamento donde están vacacionando los jóvenes. Ticks fue emitida en cable durante los noventa y editada por el sello Teleargentina como Ticks: Garrapatas asesinas.

Federico Garzón Noguera

Cine: The Shining (El resplandor)


El resplandor 3
El gran director Stanley Kubrick se deslumbro en los años 80´ con su film llamado The Shining o conocido en Latinoamérica como El Resplandor, este cuenta la historia de un escritor llamado Jack Torrance el cual se dirige con su mujer Wendy y su hijo Danny  a un apartado Hotel en donde ha conseguido el puesto de vigilante durante los meses de invierno, Jack es advertido por el encargado del Hotel de que el anterior vigilante había perdido la razón, asesinando a su mujer e hijos antes de suicidarse, esto No impresiona en nada a Jack, que poco a poco irá siendo atrapado por la locura de lugar poniendo en peligro la vida de su mujer e hijo.

Sin lugar a dudas esta es una obra maestra del cine de terror, cita obligada para todo cinéfilo, ya que hace referencia a lo paranormal y al terror psicológico, la mescla perfecta llevada a la pantalla grande, esta historia está basada en la novela homónima de Stephen King. La cual fue adaptada por Kubrick en un guion de más de dos horas de duración, donde trato de perfeccionar cada detalle que para aquellos que leyeron el libro se es muy evidente ciertos cambios en los personajes, al igual que en el desarrollo de la trama, tratando de suprimir algunas escenas que alargaban la película y hacían una difícil comprensión, esto molesto a King llegando a decir que Kubrick no sabía lo que era una película de terror, sin embargo los resultados demuestran lo contrario.

Para el papel principal Kubrick escogió a Jack Nicholson quien ya se había lucido en el cine por sus grandes interpretaciones, adaptando a este en el papel de Jack Torrance, para el roll de Wendy, Stanley decidió que este fuera interpretado por Shelley Curall, una actriz poco conocida, quien realizo la mejor interpretación de su carrera, se cuenta que al terminar el rodaje esta se internó en una clínica psiquiátrica debido a la presión a la que estuvo sometida.

el-resplandor

Este Film originalmente contenía una duración por encima de los 140 minutos, a tan solo una semana de su estreno fueron suprimidos casi 20 minutos del final, a partir de la escena donde aparece una foto de julio de 1921, esta es la escena que hasta el momento se conoce como el final, en estos 20 minutos eliminados se narra la llegada de Wendy y su hijo al hospital y una posible confirmación de que la policía encontró un cadáver, el cual pertenecía a el cocinero del Hotel el Sr Hollorarn, mientras que el de Jack nunca fue localizado, creo que comentar estas palabras podría estar de mas, puesto que esto ya no forma parte del producto, aunque si fuera aun así, esto entraría al grupo de acertijos que ya guarda la película.

Luego de dicha modificación en el final, la última escena enfoca una foto del año 1921 donde reconocemos al instante la presencia de Jack, ahora bien nuestra pregunta es ¿Sera en verdad Jack?, ya que el personaje de la fotografía luce una apariencia algo distinta a la del maestro y escritor, pero muy a pesar de todo son los mismos, después de esto se comentaron y especularon muchas cosas, el mismísimo Kubrick años después, en una entrevista dijo que Jack sería una reencarnación del que fue un personal del Hotel Overlook, las razones del porque este anuncio dicha solución aún se desconocen.

the-shining-HD-Wallpapers

No se puede negar la gran banda sonora con que cuenta esta película, los efectos de sonido dan un suspenso particular que mesclados con las imágenes se convierten en un gran film, algo que es muy evidente dentro del Hotel es el color Rojo u Ocre, estos como haciendo referencia a un posible asesinato o dando a demostrar las marcas de lo que ocurrió hace años en ese lugar.

La palabra invertida de MURDER (Asesinato) escrita por Danny como (REDRUM) al pronunciarse se escucharía RED ROOM (Cuarto Rojo), al ver el fil nos damos cuenta que las tonalidades de rojo son muy evidentes a excepción de la habitación 237, es tanto así la presencia de dicho color que este hace referencia en casi toda la película, desde una prenda la cual lleva uno de los personajes hasta la mínima cosa que resalte en medio de colores claros.

Sin Lugar a Dudas esta película es una muy buena opción para aquellos amantes del cine de terror (en el cual me incluyo), y en mi opinión personal hay que verla más de una vez para poder comprender toda su historia, ya que hasta la mínima cosa mostrada tiene un significado que da en cierto modo sentido a la trama.

Ya para finalizar debo decir que esta película a pesar de tener bastante tiempo estrenada, hoy en día sigue dando de qué hablar, por sus grandes misterios y suspenso, en fin si no la han visto aun, recomiendo que lo hagan.

— Javier Sánchez