BAZOFI: El Dr. Phibes vuelve de la tumba


a

En el último día del BAZOFI se proyectó El Dr. Phibes vuelve de la tumba, una bizarra película británica de 1972, mezcla de horror y humor, con una estética art decó –al estar ambientada en los años 20– pero atravezada por el caleidoscopio de los 70s. Es la secuela de El abominable Dr. Phibes, pero puede ser vista en soledad, e incluso arranca con una breve recapitulación de lo sucedido anteriormente.

El doctor del título es una excéntrica versión del estereotípico ‘científico loco’. Según se nos relata en la introducción, un accidente lo dejó monstruosamente desfigurado, y para cubrir su rostro calavérico, Phibes usa narices y oídos postizos. Además, como evidentemente perdió la capacidad de hablar, se enchufa instrumentos musicales al cuello y, mediante estos últimos, conversa con otras personas y con su hermosa ayudante, Vulnavia. Su objetivo es revivir a su esposa, Victoria, a quien mantiene embalsamada, y para lograrlo, se dirige a Egipto, donde fluye el Río de la Vida en arroyos subterráneos. Sin embargo, debe lidiar con un adversario, el arqueólogo Biederbeck, quien ha sobrevivido durante cientos y cientos de años, y necesita llegar al Río de la Vida para extender todavía más su existencia y poder vivir junto a su novia Diana, que desconoce la edad de su prometido. Phibes y Biederbeck, entonces, se pelean el acceso a la misteriosa y escondida corriente vivificadora.

Si bien se trata de un film netamente camp, no lo es inconscientemente. Su humor es intencional y los actores se esfuerzan por ser graciosos. De todos modos, aunque la película tiene su lado cómico, no deja de tomarse en serio –hasta un punto– el amor de Phibes por su bella durmiente Victoria y la carrera de Biederbeck contra el reloj que anuncia su defunción.

a1

Biederbeck es interpretado por un tal Robert Quarry, a quien desconozco, pero cuya carrera lo depositó en cintas como Vampiros de Beverly Hills, El exorcista adolescente, El profeta y El conde Yorga, vampiro. Supuestamente, Biederbeck es el héroe de la película, ya que se opone a Phibes, quien es nada menos que un asesino serial. Pero como héroe, Biederbeck es increíblemente antipático. La muerte de los personajes secundarios no lo afecta en absoluto –salvo Diana, no se preocupa por nadie más–, y ante cualquier disyuntiva, lo único que prioriza es su meta egoísta de llegar al Río de la Vida y asegurarse la eternidad. No se trata de un anti-héroe, ya que el anti-héroe, normalmente, se redime de alguna manera, por ejemplo, olvidando su egoísmo y colaborando en una causa mayor, como Rick en Casablanca o Han Solo en La guerra de las galaxias. En este caso, aunque cerca del final Biederbeck se sacrifica por Diana, la anteúltima imagen ratifica su desesperación egoísta, y durante toda la cinta, Biederbeck arriesga la salud de varios inocentes, quienes lo ayudan sin saber a qué peligros se exponen, y así el supuesto héroe termina siendo un reflejo de su némesis, igualmente podrido y despiadado.

En cuanto a Phibes, es interpretado por Vincent Price, un verdadero ícono de las películas de horror, partícipe en las adaptaciones de los cuentos de Edgar Allan Poe dirigidas por Roger Corman, entre ellas La caída de la casa de Usher y El pozo y el péndulo; y en las primeras versiones cinematográficas de La mosca, La mansión de los horrores y Soy leyenda (conocida, esta última, como El último hombre sobre la Tierra). Ahora bien, como ya advertí, Phibes necesita enchufar instrumentos musicales a su cuello para poder hablar, y entonces, cuando recita sus operáticas líneas de diálogo, no mueve los labios. Sus palabras resuenan en la banda sonora, y aunque pertenecen a la diégesis –es decir, aunque surgen desde el interior de la ficción, en este caso desde un instrumento musical–, es como si escucháramos una narración en off. El doctor conversa con los demás, o monologa sabiendo que lo escuchan, pero sus labios permanecen quietos –aunque sí mueve la laringe–, y entonces es como si Phibes estuviera meditando y nosotros oyéramos sus reflexiones. Lo que, quizás accidentalmente, abre una puerta hacia la subjetividad del personaje, como si los discursos del doctor representaran, en realidad, el contenido de sus pensamientos. Esta sensación se potencia por el hecho de que Phibes, como buen villano clásico y ostentoso, anuncia todos sus planes y ventila todas sus preocupaciones, es decir, “piensa en voz alta”, excepto que, como no abre su boca, su “voz alta” se convierte otra vez en monólogo interno. Es una divertida vuelta de tuerca, que internaliza la verborragia del tradicional genio malvado, al fusionar lo pensado con lo dicho y hacer de todas sus palabras las sombras de su mente.

— Guido Pellegrini

Twitter: @beaucine

BAZOFI 2013: el lado B del amor


a1

Todos conocen el BAFICI, el festival de cine de la Ciudad de Buenos Aires, que en unos días movilizará a miles de cinéfilos y audiencias generales y en el marco del cual se proyectarán cientos de películas; se presentarán docenas de charlas y eventos especiales; y se distribuirán innumerables folletos, libros y materiales gráficos. Desde Fanboy Cave, esta vorágine festivalera nos parece maravillosa, y sin duda nos sumaremos a las hordas de concurrentes porteños. Pero no perderemos de vista a otra propuesta, más humilde, opuesta a todo tipo de solemnidad, autoconscientemente perfilada como la “contra” del BAFICI, que es nada menos que el BAZOFI, el “evento cinéfilo del milenio” o el “más importante de la galaxia” , como anuncian lúdicamente sus programadores y directores, Fernando Martín Peña y Fabio Manes.

Peña sabe algunas cosas sobre cómo montar un festival: dirigió tanto el de Buenos Aires como el de Mar del Plata. Es, también, un incansable coleccionista, archivista y erudito del cine. Manes también es un coleccionista apasionado, cultor de películas marginales y desconocidas, y uno de los responsables de que la palabra “bizarro”, en el uso cotidiano, deje a un lado su significado académico e histórico –“valiente” o “generoso”– y adopte el sentido de “bizarre” en inglés y francés: “extraño”, “raro” o “estrafalario” (en 1989, Manes fundó el ciclo La medianoche bizarra, para exhibir películas fantásticas, de ciencia ficción y de terror, y así impulsó la acepción moderna de “bizarro”). Ambos conducen el programa Filmoteca que se emite por Canal 7 y proyectan joyas cinematográficas en fílmico en su ciclo semanal Filmoteca en vivo, que actualmente se lleva a cabo en la sala del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, o el MALBA (donde Peña también es programador).

En rigor, el BAZOFI no es otra cosa que una extensión y ampliación de Filmoteca en vivo. Es decir, el proyecto de Peña y Manes no empieza ni termina con el BAZOFI, y aquellos que se enamoren de este “otro” festival porteño podrán, de alguna manera, seguir disfrutándolo durante todo el año, siempre y cuando Filmoteca en vivo no se suspenda. Como sea, y volviendo al BAZOFI, promete mucho la selección de películas, casi todas relativamente desconocidas, desdeñadas u olvidadas, la mayoría de culto o de género. Las proyecciones serán gratuitas, en fílmico y, en muchos casos, en copias nuevas, y serán realizadas en la sala de la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (ENERC), en Moreno 1199, a cuatro cuadras de la estación Lima de la línea A de subtes y a una de la estación Moreno de la línea C .

Sin más, les dejamos la programación entera del BAZOFI:

Viernes 12

23.30hs. Función inaugural: El hombre sin brazos (The Unknown, EUA-1927) c/Lon Chaney y Joan Crawford. 60’. Hermosa copia original, con música en vivo por Kabusacki y los de Fuego.

Sábado 13

18hs. Foco de Dudoso Gusto: Ilsa, la hiena del harén (Ilsa, Harem Keeper of the Oil Sharks, Canadá-1976) de Don Edmonds, c/Dyanne Thorne. 87’. Esta función está auspiciada por la ONG “Tetas Sin Fronteras”.

20hs. Artes Mutilatorias: La espadachina invencible (Hong Kong, 1977) de Ming Hua Cheng, c/Chang Lin, Yeun Hua, Zung Hua, Chin Meng. 90 minutos de furor oriental.

22hs. Ciclo de Films con Doble Final: Bésame mortalmente (Kiss Me Deadly, EUA-1955) de Robert Aldrich, c/Ralph Meeker. 105’. Se verá con los dos finales distintos que tuvo el film en Europa y en Estados Unidos.

24hs. Ozploitation: Patrick (Australia, 1977) de Richard Franklin, c/Susan Penhaligon, Robert Helpmann, Rod Mullinar. 112’. De cómo se puede estar en coma y ser peligrosísimo.

Domingo 14

18hs. Cine Sonoro con Música en Vivo: Drácula (EUA, 1931) de Tod Browning, c/Bela Lugosi. 75’. Se verá intervenida con música en vivo por Kabusacki y los de Fuego. (Si pudo Philip Glass, nosotros también podemos).

20hs. Foco De Chaleco: Un hacha para la luna de miel (Il rosso segno della follia, Italia-1969) de Mario Bava, c/Steve Forsyth, Laura Beti. 93’.

Viernes 19

23.30hs. Foco Sin Pies Ni Cabeza: Cabezas cortadas (España, 1970) de Glauber Rocha, c/Francisco Rabal, Pierre Clementi. 94’. Hispanoamérica unida en uno de los films más delirantes de todos los tiempos.

Sábado 20

18hs. Foco “Películas Que Quiere Ver Curubeto”: Amanecer sangriento (A Great Day in the Morning, EUA-1956) de Jacques Tourneur, c/Robert Stack, Virginia Mayo. 92’. Western de súper acción.

20hs. Foco Agárrese Fuerte: Los que ofenden al sexo (Sittlichkeitsverbrecher, Suiza-1963) de Frank Schnyder, c/Fredy Karsten, Peter Arens, Barbara Bietenholz, Peter Ehrlich. 100’. No diga que no le avisamos.

22hs. Foco Bowie Inmortal: El hombre que cayó a la tierra (The Man Who Fell to Earth, Gran Bretaña-1976) de Nicolas Roeg, c/David Bowie, Rip Torn. 120’.

24hs. Exégesis de Edwige Fenech: Todos los colores de la oscuridad (Tutti i colori del buio, Italia-1972) de Sergio Martino, c/Edwige Fenech. 84’. No venga sola/o.

Domingo 21

18hs. Foco Vulnavia: El Dr. Phibes vuelve de la tumba (Dr. Phibes Rises Again!, Gran Bretaña-1972) de Robert Fuest, c/Vincent Price. 89’. ¡Phibes va a Egipto! ¡Y canta Over the Rainbow!

20hs. Ciclo de Films Que Incluyen Imágenes Subliminales de Borges: Performance (Gran Bretaña-1970) de Donald Cammell y Nicolas Roeg, c/James Fox, Mick Jagger y ¡Anita Pallenberg! 105’. ¡Encuentre las imágenes de Borges y gánese un pase libre para el sexto (o séptimo) BAZOFI!

Trailers de algunas de las películas que serán proyectadas:

— Guido Pellegrini

Twitter: @beaucine