Lo que viene: Robocop


Robocop (1)

Muy pronto se estrenará en cines la remake de Robocop (Paul Verhoeven, 1987), un proyecto que fue anunciado hace varios años y que recién pudo concretarse tras varias vueltas.

El brasileño Jose Padilha (Tropa de Elite 1 y 2) se encarga de ocupar la silla de director y el, famoso por la serie The Killing, Joel Kinnaman será el protagonista, ocupando el lugar que supo llevar Peter Weller en la cinta original.

Obviamente hay mucha expectativa por ver la película, pero también hay mucho temor por el resultado final. Esto, basicamente por dos razones, una lo que deciamos antes respecto de los problemas y retrasos en la producción, y otra el material de promoción que se pudo ver hasta ahora.

El film original es un gran exponente de la ciencia ficción y, a esta altura,  ya es un clásico del género. Es por eso que esta remake tiene muchas chances de quedar en desventaja frente a aquella.

Acompañan a Kinnaman -a quien veremos proximamente en Knight of cups, lo nuevo de Terence Malick-, Gary Oldman -lo veremos en El amanecer del planeta de los simios, la continuación de la gran remake (esta si se salvo) del clásico de los 60-, Michael Keaton -lo veremos en Need for Speed, la adaptación del famoso videojuego y en Birdman, lo nuevo de González Inárritu-, Samuel L. Jackson -lo veremos en Capitán América: Soldado de invierno y en Los vengadores 2: La era de Ultrón– y Jackie Earle Haley.

A continuación les dejamos el trailer de Robocop.

Anuncios

Cine: El Lobo de Wall Street, Los nuevos buenos muchachos


foto-leonardo-dicaprio-en-el-lobo-de-wall-street-3-491

Se quiera o no, cada nueva película de Scorsese es un evento cinematográfico que llama la atención. Si, muchos dirán que está a años luz de su mejor momento y blablá, pero eso no quita que el talento lo siga teniendo. Quizás molesta que en esta etapa haya decidido alejarse un poco del mundo del gánster; aunque si uno sabe mirar, sus temas de siempre siguen estando ahí, como en este peliculón.
Jordan Belfort tiene un sueño claro: ser multimillonario. Luego de un primer intento fallido como corredor de bolsa en Wall Street, decide no bajar los brazos y arrancar en una pequeña oficina. Lo que parece un trabajo sin futuro, lo hace ver que puede realizar su sueño si empieza a estafar a gente ingenua haciéndole comprar acciones de empresas pedorras. De la nada Belfort se vuelve un Robin Hood de los ingenuos, mientras su cuenta bancaria y la de sus amigos se incrementa hasta las nubes.
Pese a su extensa (quizás demasiada) duración, estamos ante la mejor película de Scorsese en años. Diría incluso desde Pandillas de Nueva York.
¿Por qué? Porque pese a que la trama va sobre estafadores, inescrupulosos y gente que derrapa constantemente, la historia también le permite al director jugar son los elementos que marcaron su filmografía: el hombre que logra su sueño pero que termina mal, la amistad entre los hombres y la mujer como la mayor tentación.
Di Caprio también es gran responsable de que esta película sea casi perfecta. Lejos de sus personajes mas serios, acá el carilindo toma elementos de su último gran personaje y los lleva al límite. Acuérdense de su Calvin Candie en Django Unchained, ahora tomen esa verborragia y multiplíquenla por mil. Totalmente desaforado, Di Caprio pasa gran parte del film drogándose y dando discursos a los gritos, mientras que en la otra mitad lo vemos con resaca y cagando gente. Seguramente no va a ganar el Oscar, pero como mínimo merece estar nominado.
Con un personaje así es fácil imaginar su ascenso y su estrepitosa caída. Y acá es cuando el factor amistad se hace presente.
Jonah Hill vuelve a demostrar que los papeles serios le quedan bien (aunque tiene unos pasos de comedia que son de lo mejor de la peli). Como suele pasar en el cine de Scorsese, los mejores amigos suelen ser los peores, porque a la larga le terminan cagando la vida al protagonista, y acá vuelve a pasar.  Atentos a la escena donde pasa esto, es de lo más bizarro que vi hace tiempo.
EL LOBO DE WALL STREET
Los paralelismos con Buenos Muchachos son más que evidentes. De hecho a medida que veía la película iba comparando escenas mentalmente, y pese a que las historias son de mundos distintos, las semejanzas son más que obvias.
Quizás el rol de la mujer acá queda en un segundisimo plano. Y es que en Goodfellas el rol femenino cobraba una importancia poca veces vista en Scorsese, mientras que acá gran parte de la película es un florero. Tanto para la historia como para el personaje de Belfort sus dos mujeres son un adorno. Eso sí, quizás sean ellas las que terminan de asestar el golpe de gracia.
Muchos se quejaran del montaje caótico que tiene el film. Algo nada nuevo en el cine del anteojudo de NY. A lo largo de su carrera sabemos que la continuidad y los cortes y pegues de plano es algo que poco le importa. Seguir quejándose de eso a esta altura es sinónimo de que se vio poco cine de Scorsese.
La mayor contra que tiene la película es su duración. Gente poco acostumbrada a films tan largos van a salir del cine puteando, a eso hay que sumarle sus nulas escenas de acción, por lo que a quienes les moleste que se hable mucho en una peli, mejor esperen a verla en dvd.
Si, sabemos que atrás quedo la época dorada de Scorsese, y que difícilmente veamos joyas como Goodfellas, Toro Salvaje o Taxi Driver. Pero así como el mismo director está a leguas de ser lo que fue en el pasado, también está a leguas de la mayoría de los directores jóvenes actuales. Y es por esto que toda película suya nueva debe ser apreciada.
Un saludo vendiendo una lapicera.
Nota: 10
Jorge Marchisio
Mi face

Cine Clase B: La trilogía de Maniac Cop


maniac_cop_poster_01

El primer film fue concebido por una necesidad del director William Lustig (que prácticamente sin ideas pensaba retirarse del mundo del cine) y del productor y director Larry Cohen (que justo venía de un proyecto caído); en una reunión en 1987, dejando de lado un boceto para una secuela de Maniac (1980)con Joe Spinell ya que no había mucho material argumental, pensaron inicialmente aprovechar la, por ese entonces, exitosas producciones de ese año terminadas con la palabra Cop (Robocop, Beverly Hills Cop 2), para realizar un film exploitation con el título Maniac Cop desarrollando un guión slasher que cada vez iba tomando más forma como proyecto, el cual el propio Cohen se encargaría de escribirlo y producirlo.

El presupuesto fue muy exiguo, aportado por la recién creada productora Shapiro Glickenhaus Entertainment de James Glickenhaus junto a Lenny Shapiro y Alan Solomon, con el millón de dólares con el que contaban el equipo filmó por más de 21 días (3 en New York y los restantes en Los Ángeles porque era más barato) aunque al ver el material, los financistas aportaron otros U$S 100.000 en la post-producción para filmar dos días más, con escenas en helicóptero, contar con la presencia de Sam Raimi en un cameo como periodista y tener un score musical a cargo de Jay Chattaway, la edición corrió a cargo de David Kern y el coordinador de dobles y director de segunda unidad fue el griego Spiro Razatos (que tuvo una corta carrera como director), éstos últimos manteniéndose en toda la trilogía.

Los actores seleccionados fueron Robert Z’dar como el policía Matthew Cordell (que cae preso en la cárcel de Sing Sing en New York víctima de las malas artes de la corrupción en los estratos altos de poder y en el cual encuentra la muerte a manos de delincuentes que encerró), Bruce Campbell como el oficial Jack Forrest y Laurene Landon hace de Theresa Mallory (amante del oficial Forrest). El maquillaje que se le aplicó a Z’dar no estuvo dentro de lo esperado pero se debió a las limitaciones presupuestarias; esto quedó a cargo del especialista John Naulin, dándole una estética particular para que no fuera un zombi, sino algo más acotado y real. La película tuvo una muy buena repercusión (mayormente en video) e incluso en Francia William Lustig ganó en 1988el premio como mejor director en el Festival Internacional de Paris du Film Fantastique et de Science Fiction, generando que se estrene Maniac Cop 2 primero en este país.

Print

Ya en 1990 se comenzó a gestar su secuela con el mismo equipo técnico, productor y director contando con un presupuesto mucho más alto producto de la asociación de The Movie House Sales Company Ltd. y Fadd Enterprises, Inc. que aportaron 4 millones de dólares para realizar excelentes escenas de acción y superiores efectos especiales. Los nuevos actores que se suman al elenco anterior que se mantienen son Robert Davi como el teniente McKinney, Claudia Christian hace de una psicóloga policía y Leo Rossi como el asesino de prostitutas Turkell que se suma a las andanzas del policía maníaco con planes de rescatar a los presos de Sing Sing aunque Cordell tenga otros planes para ir allí. En esta trama argumental mucho más oscura y sangrienta se retoma el final abierto de la primera con la llegada de la patrulla al muelle 14 para rescatar a Jack hasta la zambullida del furgón policial en el río con el policía asesino adentro.

Jay Chattaway sigue musicalizando la película manteniendo el tema principal y añadiendo nuevos scores que siguen la misma línea musical sin desentonar y el coordinador de dobles Spiro Razatos en el mismo doble rol. El film fue otro éxito especialmente en el mercado del video.

Maniac_Cop_3-200113596-large

Después de otros dos años tanto Cohen como Lustig consideraron realizar otra entrega aprovechando el final abierto de la segunda película, pero aquí comenzaron las complicaciones del rodaje. Primero la financiación quedó a cargo de First Look Pictures (subsidiaria de la Overseas Film Group en ese entonces) y Neo Motion Pictures quienes otorgaron un presupuesto inferior a la 2 pero superior a la primera y todo termina pareciendo como un proyecto acotado pero que sigue siendo interesante.

En este caso bajo el subtítulo de Badge of Silence (placa del silencio), la película al igual que sus predecesores continúa poco tiempo después de los hechos finalizados de la segunda entrega con Robert Davi de nuevo haciendo del detective Sean McKinney y Robert Z’Dar como Matt Cordell, la nueva protagonista es Caitlin Dulany como la doctora Susan Fowler y el nuevo malo es el actor Jackie Earl Harley como el drogadicto y peligroso Frank Jessup. La historia gira en torno a una protegida de McKinney, la oficial Kate Sullivan, que por su conducta ruda que ha sido apodada por sus compañeros como “Maniac Kate” por su uso de la fuerza excesiva, algo que al teniente no le agrada; en un asalto la oficial dispara contra el psicópata Jessup en un confuso hecho, editado por un noticiero sensacionalista, por el cual ella termina en coma cerebral y con la cuidad debatiendo si la debe seguir manteniendo con el respirador o practicar la eutanasia para evitar un conflicto judicial con el ladrón, que busca demandar a la ciudad por brutalidad policíaca. A partir de ahí el policía maníaco, que fue revivido por un sacerdote vudú con fines maléficos, se va a interesar por la oficial Kate e intentará desposarla en un rito vudú en una iglesia abandonada para que el cuerpo reviva del más allá como su fiel esposa.

El guión de Larry Cohen tuvo complicaciones para ser ejecutado por las limitaciones de presupuesto, el cual generó muchas discusiones entre William Lustig y los productores por cómo estaba saliendo el film hasta que un día abandonó el set del rodaje unos días antes que se acabara la filmación, es por eso que el productor Joel Soissontuvo que dirigir lo que faltaba; claro que esto no se reflejó en los créditos principales siendo explicitado recién en los créditos finales como director de secuencias adicionales (aunque en la edición del DVD su nombre fue agregado junto al de Lustig). Spiro Razatos continúa en el cargo de coordinador de stunt men y director de 2da unidad. El film aunque termina como siempre sucede con un final abierto no tuvo tanta repercusión y su baja performance produjo que no se realizaran una cuarta continuación en los 90, pero en éste nuevo siglo ya se está rumoreando de una remake para el 2014 que cuente toda la historia desde el comienzo. Como detalle adicional el logo de Maniac Cop en las dos primeras entregas fue creado por el cubano Pablo Ferro, reconocido diseñador gráfico cinematográfico y que tuvo como discípulos a los hermanos Greenberg que se especializaron en tareas de titulaje, producción y promoción en cine.

–         Federico Garzón Noguera

Cine: ¿Quién Puede Matar a un Niño?, Travesuras diabólicas


Quien Puede Matar A Un Nino_2r

Sinceramente no sabía de que escribir hoy, pero por el comentario de un amigo del face se me vino esta peli híper de culto poco conocida por la mayoría. Si yo les digo una peli española, de terror y de hace casi cuarenta años, estoy seguro que nadie sabe de que les hablo. Así que sigan leyendo.
Tom y Evelyn es una pareja de extranjeros recién casados y esperando a su primer bebe. Estando de vacaciones en España, deciden ir a la isla de Almanzora, lugar donde vacacionaba Tom. Al llegar notan que el lugar parece desierto. Sin saber que pasa se meten en las entrañas del poblado, mientras notan que las únicas personas con las que se encuentran son niños. Pronto entenderán que paso con los adultos lugar y el macabro secreto detrás de los chicos.
Para quienes sean de estómago blando, les aconsejo que se alejen de esta peli. No porque sea gore, si no por el tono pesimista, crudo y real que tiene.
Uno de los elementos que vuelven a la peli tan dura es la magnífica fotografía con la que cuenta. Imagínense pleno verano, en una isla de la zona caribeña española, desolada y abandonada. Ya sea por la temperatura real, o por maquillaje, la constante transpiración de los actores ayuda a acentuar más el clima agobiante que viven los protagonistas.
matarnioredimensionado
Y ahora que los nombre a los actores. Si algo tiene de malo la peli radica en ellos. No tanto por la actriz blonda, si no por quien interpreta a Tom. En ningún momento del film logra demostrar que de verdad la está pasando mal, cayendo muchas veces en la sobre actuación.
A esto hay que agregarle el detalle a que pese que sus personajes son extranjeros (por los nombres se entiende que son yanquis o ingleses), se la pasan hablando en español. Seguramente esto se deba a la estúpida manía del país ibérico de tener casi prohibido el uso de otros idiomas y por ende el de los subtítulos. Seguramente si los personajes hablaran en inglés (y con eso no pudiendo entender a los chicos) la peli habría sumado bastante más puntos.
Muchos al leer la sinopsis pensaran en la original El Pueblo de los Malditos, que es una década anterior al film que hoy nos ocupa. Bueno, no crean que esto es plagio, ya que la película está basada en la novela de El Juego de los Niños, de Juan José Plans. Pese a que la adaptación es bastante fiel, el hecho que los protagonistas sean de nacionalidad es un cambio bastante radical.
nino3
La película por su temática fue recortada en bastantes países, siendo Argentina uno de ellos. Aunque si se mira la fecha de estreno (1976) y se acuerdan de lo que pasaba en nuestro país, entenderán porque los tijeretazos. En otros países la peli directamente no se estrenó.
Para fin de año se espera (si las distribuidoras de mierda que tenemos quieren) el estreno mundial del remake yanqui de esta peli. Si ya se, ya se van a quejar de la falta de originalidad blablablá. Pero si no les gusta acá tienen la peli original, y si no, quien sabe si nos sorprenden y el film supera al original.
¿Quién Puede Matar a un Niño? Es un aterrador film que propone una especie de venganza divina de esas personitas adorables, frágiles e inocentes que son los niños. Pero que irónicamente, cuando se los utiliza en el cine de terror, suelen dar bastante chucho.
Un saludo desconfiando de mi primito.
Nota: 8
Jorge Marchisio
Mi face Yorsh A. Romero