¿Cómo se realizo Horda Salvaje? Entrevista al director German Favier


995499_10202152790009435_1384126016_n

¿Como surgió la idea de hacer esta película?

“Horda Salvaje” no fue concebida naturalmente y mucho menos lo fue por un medio creativo impulsor. Yo estaba post editando “Las Piezas del Mal”, cuando Hernán Fernández, quien coprotagoniza la película, una noche se vino con el auto (El mismo auto de la película) y me planteó lo de hacer una película de zombies. Quería una película bien clásica de muertos vivos, tipo las de Romero. Pensemos que este diseño sucedió antes de la gran cantidad de películas y series de zombies que están brotando. Yo lo primero que le dije es: “odio los zombies”. Detesto a los zombies. Pero no así las películas de zombies. Entonces, cuando me brindó su colaboración en la preproducción y me pidió que abordáramos esa temática, empecé a pensar seriamente cómo proyectar algo que me agrade. Y se me ocurrió mezclar los elementos de las series que más me gustan: “CI5 The professionals” y “24” con la temática de los muertos vivos. A algunos quizá les guste porque la parte policial está bastante presente, la jerga, los comportamientos, y los zombies son puestos a prueba no tan obviamente y no comen carne humana. A otros puede disgustarle precisamente eso: los zombies al fin y al cabo no son los típicos muertos vivos de las películas de culto. Tienen aspecto de delincuentes y andan armados.

¿Coméntanos un poco sobre la historia y los personajes? 

La historia de fondo de Horda salvaje es siniestra: Un poderoso, junto con aliados políticos, desea subvertir a los ciudadanos marginales utilizando un reactivo líquido inyectable, altamente adictivo, que a la larga  no sólo los destruye sino que de alguna manera los vuelve zombies. De modo que esos seres temibles, de orígenes delictivos, armados y difíciles de matar, se vuelven contra la gente. Cuatro elementos para nada destacables de la sociedad, se unen para hallar la causa del brote zombie: un corrupto policía encubierto, un pirata del asfalto, una prostituta y una licenciosa secretaria judicial. En el inicio de la película, el trato que reciben los protagonistas masculinos en manos de seudomilitares es brutal: los castigan y torturan para sacarles información del reactivo zombie, con oscuras intenciones. Nada es agradable ni augura un final felíz. Desde las emisiones televisivas, donde hay dolor y gritos hasta las emisiones radiales en inglés, donde advierten de los peligros nucleares, cada elemento es básicamente apocalíptico. Como decía la vieja canción: No hay futuro.

En cuanto a los personajes yo me imaginé una dupla de tipos rudos, que sepan de armas incuestionablemente, que se traten en forma cortante e irónica, que no tengan miedo a nada y que se lleven amigablemente mal. Me figuré que una película así necesitaba a su vez mujeres egocéntricas que desestabilicen a los caracteres masculinos, y que a su vez sean antagónicas por el vértice. De Chandler y su obra literaria, siempre destaqué el rol de las mujeres, quienes de una u otra forma alteran los hechos, y llevan a los hombres de las narices. También usé ese concepto en el desarrollo. Asimismo siempre me fascinó Hans Gruber, el temible villano cáustico de “Die hard”  y cuando vi a Javier Zanón en el personaje me dije “Bien ahí!”. El casting creo que es una de las cualidades destacables de esta película independiente, y son los que se cargan las expectativas de una cinta donde se vislumbran los zombies pero los peores son los seres humanos comunes.

1376458_10202173889336905_1177608092_n

¿Donde se filmo? 

Horda se filmó en lugares muy lindos que Andrés supo sacarles provecho. Muchas cosas son en provincia y otras en capital, pero las mejores locaciones son la fundición (que la cedió un pariente de Hernán) y el laser game (brindado por el esposo de la Sra. Daniela de Rocco) en los cuales se hicieron las mejores escenas de zombies versus humanos. Usé indiscriminadamente el domicilio de mi hermano, donde muere la armadora del reactivo zombie (o quizá no muere, pero creo que en mi mente termina desangrada) la casa vacía de un allegado a Hernán, el estudio de arte de un amigo de Javier Zanón y el departamento de un compañero de trabajo. A cada locación tuve que ir con un flete y cargando y descargando las luces, por lo que terminaba cada rodaje, casi sin signos vitales, porque no podía obligar a nadie a ir conmigo ya que la mayoría laburaba o tenía otras ocupaciones. De todas formas lo haría de nuevo.

1003243_10202182079261648_435130837_n

¿Cómo fue el proceso de realización? 

Desde el vamos que encarar una película independiente es una aventura en donde se vive cada día de producción como uno de los capítulos de esos viejos seriales de cine donde terminaba con una terrible incógnita, sin saber cómo zafarían los protagonistas de las trampas y obstáculos de la aventura. Horda hasta el último segundo de postproducción fue un vértigo inimaginable. El equipo primitivo, compuesto de gente muy prolija, contó con Rafael Fiorucci, comandando la producción (y con quien habíamos originado el  tráiler de Uno x Uno) , Lucila Presa como punta de lanza de lo estético y Andrés Cueva detrás del aspecto técnico. Creo que leyeron el guión, perdieron la conciencia y los reanimaron con electroshock, para luego caer en cuenta de lo delirante que era semejante empresa. Aún así de alguna extraña forma confiaron en mí y se prestaron a la tarea. Como todo equipo, hay un desgaste, pero en realidad aquí sucedió que algunos tuvieron que abortar por temas laborales (la película se extendió por muchos meses) y personales. No obstante y cambiando algunos roles, la producción terminó su trabajo orgullosamente. Ahora; eso es en lo humano, pero también está el tema económico. El dinero que se utilizó mayormente se repartió en las luces de alquiler, la cámara, el sonido, viáticos y catering, y todo vino de mi bolsillo y del de Hernán Fernández. Cuando analicé los costos de producción, mientras repasaba el guión con Hernán, le comenté que iba a salirnos bastante caro. Que nos íbamos a quedar sin vacaciones ambos y que nuestras novias nos iban a dejar en la calle. Pero casi al unísono dijimos “Y bueno!”…Le dimos para adelante. Queríamos hacer esta película desesperadamente. Rafael pudo hacer unas planillas precisas y siempre estuvo dando una mano en todo, Lucila vistió a los actores con astucia (el resultado está a la vista) y Andres planteó la fotografía de una manera única y en lo que creo que marca su modo, un estilo internacional que realzó todo el desarrollo visual de la película.

En cuanto a la parte de armamento y acción Emilio Rodriguez fue el responsable del desplazamiento de los comandos, y la capacitación para la correcta  manipulación de armas por parte de los actores que desconocían su uso. Luego Jorge Bizcaglia, entrenó físicamente a Angy Jaume para su performance agrediendo a Dany Blanco propinándole patadas. Y  el armamento fue en gran parte cedido por Gustavo Cosentino, salvo el arma colt de Cris y el magnum del guardaespaldas, ambos traídos por Emilio a los fines de darle un arma característica a cada personaje.

1379532_10202182103262248_487966493_n

¿Tuviste que crear algún efecto digitalmente? 

Ya había disfrutado (y no, también) varias experiencias con armamento con balas de salva. Teniendo cero presupuesto, la única opción es generar flares por after, y componer audio acorde. Ahí entró NO EFFECT, con Juan Favier a la cabeza, quien se abocó a la monumental tarea de fusionar el destello y partícula de cada arma en donde corresponde. Teniendo en cuenta la cantidad de disparos, se necesitó de mucha paciencia para que una sola persona (Solamente Juancito!) pusiera uno a uno los detalles por animación. Ojalá fuera cortar y pegar…

999082_10202187314232519_1207527321_n

¿Cómo se llevo a cabo la creación de los zombies? 

Por intermedio de Emilio Rodriguez, llegamos a entrevistarnos con Enzo Giordano (Dueño de Ilusiondreams Fx) y con Patricia Porcel, ambos hacedores de make up y efectos especiales, con quienes se esbozaron los rasgos principales de los seres malignos de Horda salvaje. Como soy un hombre básicamente ochentoso, me crié jugando con el Sega y el concepto de los villanos finales por “stage” es un condimento que quise proyectar en los enemigos. Mi deseo era ver varios enemigos característicos; esos que uno se acuerda por su aspecto, de ahí que apareció el payaso, el encapuchado, el seudonazi del final, etc. Ilusiondreams Fx se puso manos a la obra y fue creando zombies sobre la marcha con un presupuesto nulo. La verdad que hicieron uso de todo lo que tenían, y tuvieron que inventar prótesis complejas para darles un estilo propio a cada malvado.

1385517_10202173851295954_377182291_n

Sabemos lo difícil que es realizar una película independiente. Contanos un poco que problemas surgieron…

¡Problemas un montón!. No podemos falsear ni disimular el resultado que se ve en la pantalla. La película fue llevada al cine por un grupo mínimo de personas. Quizá algunas cumplieron más de dos roles. Algunos estuvieron parcialmente y otros de principio a fin. Otros ocasionalmente, pero de todos, guardamos en la imagen su impronta. Ese grupo minúsculo, contó con un monto de dinero liliputiense, que extraje de mi sueldo y de lo que pudo poner Hernán. O sea que además de pocos,  esos pocos pusieron mucho de sí para lograr cumplir con los objetivos.  Tardamos como dos años en terminar la película, en darle fin. Horda fue como caerse de una escalera infinita, con escalones flojos y barrotes oxidados en los costados. Las locaciones se conseguían y se caían días antes de filmar, los vestuarios eran insuficientes, el catering era complicado de desarrollar ya que éramos dos o tres en el set cumpliendo múltiples funciones, las actrices tenían otros trabajos de modelaje y hasta llegaron a irse del país abruptamente, de manera que tuvimos que filmar con ellas improvisadamente  las escenas para que pudieran irse, actores para personificar zombies que nunca vinieron, armamento que se deterioró o que hubo que devolver antes de tiempo, condiciones climáticas insoportables, ruidos y molestias que arruinaron complejas tomas, enfermedades, falta de equipo técnico, destrucción espontánea de la pre edición…en fin, las siete plagas.  Con un renovado juego de roles, Enzo Giordano se puso a sudar junto conmigo para terminar la edición de Horda. La pre edición la hizo Ángeles JinJin. La música que se pudo utilizar fue la de las grandes bandas en ascenso “GENETICA” y “FEROCIA” los que pusieron de buena gana los mejores temas de ambas bandas, y que pueden oírse en la película desde principio al fin. El resto es historia…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s