¡Ya empieza el BAFICI 2013!


a

Como todos los años desde 1999, se acerca una nueva edición del Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente, con una avalancha de películas y una oferta bastante heterogénea, desde las últimas novedades del cine de autor europeo y asiático hasta rarezas de ciencia ficción kitsch y films malditos olvidados por el canon crítico oficial (en esto último, el BAFICI parece hacerle un guiño al BAZOFI, aquel festival de cine “alternativo” de Fernando Martín Peña y Fabio Manes – la “contra” del BAFICI, si se quiere – que se presenta al mismo tiempo y que también intentaremos cubrir en Fanboy Cave).

Como lo hicimos durante el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata 2012, desde esta página, estaremos trabajando a cuatro, seis, diez manos para contarles todo lo que nos pasa durante la semana y media del BAFICI.

¿Qué películas vamos a ver? Ni idea. Al menos, en relación a la sección “100 Horas Extras”, donde la Sala Cronopios del Centro Cultural Recoleta exhibirá, todos los días, desde las 14 horas hasta casi la medianoche, un desfile de proyecciones gratuitas y secretas. Las funciones diarias estarán divididas en cinco subsecciones temáticas. A las 14 horas, arranca la fiesta con “Cortos I.Sat”. Una hora más tarde, comienza “Videoclub”, donde invitados ilustres compartirán sus películas favoritas (“su Santo Grial”, según la descripción oficial del BAFICI). A las 17.30, “Varieté”, un cóctel de cortos, videos de YouTube, animaciones breves y otras curiosidades inesperadas. Después, a las 18.30, “Pozo Negro”, donde se reunirán “maravillas ocultas, con B de berreta” (otra vez, según la descripción oficial). Y a las 20.30, “la GRAN sorpresa de cada día”, presumiblemente lo más interesante y cautivante de la jornada, aunque no podríamos decir de qué se tratará porque, como todo lo demás, es un secreto. Si bien la entrada es gratuita, el espacio de la Sala Cronopios no es infinito, y ni la vuelta de tuerca más Cortazariana podrá evitar que muchos se queden afuera. ¡Así que vayan temprano a la sección que les interese!

¿Qué más? Bueno, mentimos: más allá de “100 Horas Extras”, sí sabemos qué películas vamos a ver, o por lo menos, cuáles podríamos llegar a ver. Por un lado, están las estrellas internacionales, las que muchos cinéfilos anotaron en sus agendas (físicas o virtuales) en el 2012 y que recién ahora podrán tachar. Estamos hablando de films como Post Tenebras Lux, del mexicano Carlos Reygadas; Like Someone in Love, del iraní Abbas Kiarostami; o Closed Curtain, del también iraní Jafar Panahi, cuyo This is Not a Film fue una de las mejores del último BAFICI. Todas son parte de la sección “Panorama”, donde se agrupan muchas de las perlas del festival: dos reconocidas trilogías alemanas: Dreileben, de varios directores, y Paraíso, de Ulrich Seidl; Mekong Hotel, del gran director tailandés Apichatpong Weerasethakul; el último film que nos legó el chileno Raúl Ruiz antes de fallecer, La nuit d’en face; otro film del incansable e interminable Manoel de Oliveira, Gebo et l’ombre; Centro histórico, película ómnibus de Oliveira, Pedro Costa, Victor Erice y Aki Kaurismäki; The Act of Killing, escalofriante documental de Joshua Oppenheimer; otra película ómnibus, The ABCs of Death, una cruenta enciclopedia de muertes cinematográficas, 26 cortos de 4 minutos cada uno dedicados al arte de eliminar personajes creativamente; y Buscando la esfera del poder, la última locura muda y kitsch-arcaica del argentino Tetsuo Lumière.

Hay más, obviamente. Retrospectivas del surcoreano Hong-Sangsoo, el brasileño Júlio Bressane y el argentino Adolfo Aristarain; un aluvión de cortos vanguardistas austríacos (vean todo lo que hizo Peter Tscherkassky, y de Martin Arnold, intenten ver al menos Pièce touchée; y después de fumarse tanta genialidad europea, busquen el ómnibus argentino Teoría de cuerdas –que no es parte de este BAFICI, aviso–, y disfruten de cine de vanguardia nacional, también hecho con found footage, es decir, fílmico “encontrado” y “remezclado” de obras antiguas y muchas veces pertenecientes al dominio público); y todo lo que brindan las competencias argentina e internacional, entre ellas la última de Raúl Perrone, P3ND3JO5, y Viola de Matías Piñeiro.

Y por último, ¡no nos olvidemos de la sección Vanguardia y Género! Films raros e infravalorados, películas de zombis y platos voladores y hombres-insectos, susurros propios de la era del VHS, de la videoteca de barrio polvorienta, amplificados en la pantalla grande, cine de culto y bizarro: Vamps de Amy Heckerling, visión cómica del sufrimiento existencial y psicológico del vampiro; La última vez que vi Macau, extraño thriller cruzado con contemplación filosófica y viaje onírico al fondo de la “Las Vegas del este”; La Mosca, clásico de horror ochentoso del canadiense David Cronenberg; In The Dust of the Stars, Eolomea y The Silent Star, hallazgos arqueológicos de ciencia ficción filmados en la Alemania Oriental durante la Guerra fría, cuando la carrera espacial entre Estados Unidos y la Unión Soviética se trasladó al plano cinematográfico y el otro lado de la Cortina de Hierro procuró superar los films intergalácticos Hollywoodense con sus propias aventuras especulativas; y finalmente, la trilogía gore de Farsa Producciones, Plaga Zombie, Revolución Tóxica y Zona Mutante, todas codirigidas por los argentinos Pablo Parés y Hernán Sáez.

Esto es solamente un resumen. Son muchísimas las películas y es imposible mencionar o verlas todas. Pero sí disfrutaremos algunas y las comentaremos en Fanboy Cave. ¡Los esperamos en el BAFICI!

Más trailers de los films mencionados:

— Guido Pellegrini

Twitter: @beaucine

Sagas & series: The Walking Dead, se comieron la parte del cerebro que genera ideas


53336-the-walking-dead-inescia-the-walking-dead
Y por fin llego el final de la tercera temporada de The Walking Dead, y la mayoría nos estamos replanteando si seguir viéndola o no tras el final desastroso que vimos. Antes de intentar entender lo que se está haciendo con esta serie, repasemos la temporada.
Todo empezó con el grupo diezmado de Rick llegando a una cárcel. El lugar es un refugio perfecto, ya que tiene enormes rejas y muros, se puede auto aislar por dentro en secciones y cuenta con armas anti motines. Mientras, Andrea y Michonne (personaje del comic que hace su aparición) llegan a Woodbury, un pueblo fortificado y comandado por el auto dominado Gobernador.
Con esa trama todos suponíamos que íbamos a estar ante una temporada genial y redonda. Nada más lejos de la realidad.
Las cagadas de los guionistas fueron varias. Y con esto no me refiero al ya cansino tema de la calidad de la adaptación, algo ya aclarado a inicios de la primera temporada, si no que como material independiente en sí, la serie logra dar vergüenza ajena más de una vez. Repasemos las incongruencias.
TheWalkingDead_S2_ep01_Z04.jpg_cmyk
Quienes ven la serie desde el principio recordaran que todo empezó en Atlanta, después se alejaron de la ciudad y terminaron en la granja de Hersell, para luego salir y dar mil vueltas que llevaron a los personajes a la prisión. Bueno, parece que las distancias en la serie son aleatorias, porque desde la prisión, manejando unas pocas horas se llega a Atlanta, y caminando, en medio día se llega a Woodury. Eso o los personajes son medio pelotudos y se la pasaron dando vueltas en círculos en la misma zona.
A esto hay que sumarle la incapacidad de los guionistas para construir en el Gobernador un villano sólido. Si, el tipo era un hijo de puta que mataba sin titubear, pero es que si tardas más de 5 capítulos en cruzar al protagonista con el antagonista, poca odio puede generar un personaje…
Pero si hablamos de personajes, todas las miradas caen en Andrea, y no precisamente por estar muy buena (que lo está). Seguramente estemos ante el personaje más idiota e incoherente en años. La pobre de Laurie Holden tuvo que hacer de rubia tonta que no ve lo que está pasando delante de sus narices; y cuando lo ve, actúa como una lela. Una injusticia para un personaje que en los comics dio muchísimo jugo, y para una actriz que además de ser un camión, actúa bien.
A eso hay que sumarle que los zombies son un personaje relegado a casi un tercer lugar. Si bien muchísimas películas demostraron que los muertos estando en fuera de campo aún son útiles y dan miedo, acá nunca se les supo sacar provecho salvo cuando aparecen en hordas. Un desperdicio porque el acabado final del aspecto de los muertos es muy superior a muchas pelis.
the-walking-dead-book-1-30-mil_MLC-F-3351862550_112012
Lo peor de todo es cuando uno ve la serie, nota talento en algunos aspectos. Claro ejemplo son los hermanos Dixon, personajes inventados exclusivamente para la serie que supieron ganarse cariño en la gente. Tanto que son los protagonistas del por ahora único videojuego basado oficialmente en la serie.
Ante un material tan mediocre la baja de audiencia y críticas negativas no se hicieron esperar, y aun no se sabe si habrá una quinta temporada luego que se venza el contrato para la cuarta.
En opinión personal la serie no debería continuar más alla de la confirmada cuarta temporada. Siendo amante de los zombies y lector del material original, me da pena decirlo. Pero la cosa no da para más, y es preferible que la cosa termine con un final digno antes que la estiren y se vuelva cada vez peor.
Desde este humilde lugar TWD paso de ser una serie imprescindible a ser una que da igual si se ve o no. Una lástima por Rick y su grupo (en especial Maggie).
Un saludo pudriéndome de aburrimiento.
Nota: 5
Jorge Marchisio
Mi face Yorsh A. Romero