¿Qué pasó con Aliens: Colonial Marines?


Aliens: Colonial Marines

Muchos de ustedes quizás esperaban con ansiedad el lanzamiento de Aliens: Colonial Marines. Existían razones para esperar que se trataría de una obra maestra, un videojuego para el recuerdo. ¿Y cómo no lo iba a ser? Fue desarrollado por Gearbox, la famosa compañía detrás de Borderlands, y su argumento fue escrito por Bradley Thompson y David Weddle, el dúo de guionistas detrás de series tan importantes como Deep Space Nine, Battlestar Galactica y CSI. Además, el juego fue reconocido como canónico, es decir, como una extensión oficial de la franquicia de Alien, y supuestamente revela eventos sucedidos luego de Alien 3, aunque sitúa la acción en la nave Sulaco, de Aliens. Por este motivo, Gearbox contactó a Syd Mead, el artista de concepto que ideó los sets del film de James Cameron, para que compartiera con los desarrolladores contenidos y diseños que nunca llegaron a concretarse para la película. ¿Qué podía salir mal? Aparentemente, todo.

Cuando salió a la venta, se confirmó lo que hasta ese momento había sido solo un rumor, que el juego era horrible, una porquería, una abominación con gráficos anticuados. Era algo difícil de creer. Un año atrás, se había difundido un demo de Aliens: Colonial Marines, donde se habían podido disfrutar efectos de iluminación y ambientación mucho más avanzados que los del producto final, además de diálogos e interacciones con personajes secundarios que, inexplicablemente, fueron borrados. Es decir, durante el curso de su desarrollo, el juego dio marcha atrás, involucionó, y desde que surgió el demo, en vez de mejorar y perfeccionarse, perdió muchos elementos que ya habían sido programados. ¿Qué pasó?

Según lo que trascendió la semana pasada, parece que Gearbox no se ocupó realmente del juego, o por lo menos, no lo hizo en la medida que debería haberlo hecho. En cambio, decidió prestarle más atención a la creación y lanzamiento de Borderlands 2, su buque insignia, y tercerizar el desarrollo de Colonial Marines a otra empresa, de menos envergadura aunque igualmente experimentada, llamada TimeGate. Mientras tanto, Sega, el productor y distribuidor del juego, empezó a presionar para que Colonial Marines se terminara de una vez. Gearbox ya había dilatado su conclusión durante muchos años y finalmente obtuvo un ultimátum: tenía nueve meses más, y para entonces el juego debería estar listo.

Sin embargo, Gearbox continuó enfocándose en Borderlands 2, mientras TimeGate se dedicó a Colonial Marines. Cinco meses después, cuando Gearbox finalmente retomó las riendas del segundo proyecto, ya era demasiado tarde. TimeGate había hecho un desastre. Faltaban contenidos, algunos mapas estaban mal diseñados y, además, el juego demandaba demasiados recursos del Playstation 3, una de las plataformas a las que estaba destinado, junto con el XBOX360 y la PC. En los cuatro meses restantes, Gearbox trató de arreglar lo que pudo y conseguir que Colonial Marines funcionara tanto en las consolas como en la computadora, lo que impuso ciertos sacrificios y quizás explique las distancias entre el demo y lo que se lanzó al mercado.

Todo esta información se descubrió a través del sitio web Reddit, donde un post anónimo delató lo ocurrido. Luego, la página online Rock, Paper, Shotgun divulgó los datos más escabrosos y Aliens: Colonial Marines, que ya había sido vituperado por la prensa especializada, se convirtió en un caso ejemplar y catastrófico de las peores tendencias de los videojuegos modernos.

A continuación, un video que compara el demo con el producto final:

— Guido Pellegrini

Twitter: @beaucine

Cine: Django Unchained (Django sin cadenas)


a

(Texto de nuestro autor invitado, Javier Sánchez)

Si hay algo que no nos puede tomar por sorpresa es el gran potencial que tiene Quentin Tarantino al momento de dirigir una película. Son innumerables las características que definen y describen todos sus filmes. Django Unchained es la primera película de Tarantino donde se muestra la defensa de los derechos a aquellas personas que mucho tiempo atrás por discriminación de color terminaron siendo esclavos.

Django Unchained, situada en el sur de Estados Unidos, dos años antes de la guerra civil, muestra a un cazarecompensas alemán, King Schultz, el cual llega al continente decidido a capturar vivos o muertos a los forajidos hermanos Brittle. En su camino se topa con el esclavo Django, quien quiere rescatar a su esposa Broomhilda, esclava de Calvin Candie, el tiránico dueño de la plantación Candyland. Así, Schultz y Django unen esfuerzos para saldar viejas cuentas pendientes, sin imaginar que sus enemigos son más peligrosos de lo que aparentan.

Sin lugar a dudas, es una película muy recomendable, puesto que muestra y combina el género del Western con algo de acción, además de contar con una excelente banda sonora, una gran producción, un magnífico reparto y un gran toque de humor que da giros inesperados.

Hay algo que caracteriza a casi todas las películas de Tarantino, y es la gran cantidad de escenas donde la sangre salpica todo a su paso y las balas vuelan por doquier. Django no es una excepción, puesto que gran parte de la película está identificada con este estilo.

Por otra parte, podemos decir que cuenta con un excelente guion, el cual tanto remite como se distancia del film Django de 1966, ya que el film moderno cuenta con el gran toque del maestro Tarantino y con unos personajes caracterizados de forma muy particular.

En cuanto al reparto, aparecen grandes actores como Jaime Foxx, Christoph Waltz, Leonardo Di Caprio, Kerry Washington y otros excelentes intérpretes, los cuales se desenvuelven a lo largo de la película.

Para finalizar, recomiendo que vean este film. En mi opinión personal, les digo que no se arrepentirán de verla y claro está que, si les gusta el buen cine al estilo de Tarantino, les encantará la película.

— Javier Sánchez