Festival de Mar del Plata: Rowdy Rathore (El camorrero Rathore)


rowdy-rathore_13254806390
Una película hindú que me hizo recordar For Love’s Sake, de Takashi Miike, ya que ambas son musicales asiáticos, aunque de distintos países y culturas. Curiosamente, de los dos, Rowdy Rathore se acerca más a lo que el público occidental podría desear y comprender, si bien no por eso deja de desplegar un absurdo exagerado, ya que se trata de una comedia con cierto toque dramático y con mucha acción de por medio.

Nos encontramos con una trama de amor entre un ladrón con mucho carisma y la chica de sus sueños. En la primera parte de la cinta, vemos como él la conquista de las maneras más originales, pero sus intentos son rápidamente frustrados por las locas situaciones que lo envuelven de manera estrepitosa e intrigante.

A mi parecer, esta película se divide en tres partes, cada una con su propio esencia, cuyos resultados desembocan en el final del film. De la misma forma que, en For Love’s Sake, una aparente inocencia superficial y absurda ocultaba una crítica social bastante seria, en Rowdy Rathore, la inocencia superficial está rodeada de provocaciones sensuales y una graciosísima potenciación del absurdo. Además, la película juega con nosotros, con nuestro deseo de saber más acerca de los personajes, y dosifica la exposición de su trama para que nunca estemos del todo satisfechos y siempre deseemos más información. Lo único que le puedo reprochar a la película, como espectador occidental, es que hay muchos guiños para un público hindú, así que capaz me perdí muchos chistes que no pude captar.

c1252d20997b1fdb9e324faff9ad4b73

Igualmente, y más allá de ciertas barreras culturales, en la Sala Piazzolla nos reímos a carcajadas, y aunque algunas canciones resultaron ser algo pesadas, al no estar personalmente versado en las películas de Bollywood, me parecieron una sorpresa agradable: mucho colorido, belleza exótica de parte de las mujeres, gags que para mí fueron novedosos y otros que no tanto, aunque presentados de una manera renovada.

Los personajes de Rowdy Rathore son memorables: una niña con mirada tierna; una hermosa mujer con ojos pintados y sonrisa traviesa; el pícaro ladrón de Rathore, que se roba todas las miradas; su contraparte (no su némesis), un supervisor de policía que se convierte prácticamente en un héroe al estilo de Aquiles, y que es físicamente igual a Rathore, aunque en ninguna parte de la película se confirma una relación sanguínea entre ambos. El film nunca se detiene para esclarecer detalles y su alocada trama arremete hacia su conclusión sin pausas. Hay algunos efectos especiales, la mayoría buenos, aunque eventualmente se tornan repetitivos y saturan un poco el ambiente. Mientras miraba la película, trataba de analizar mis sentimientos, y percibí cómo la cinta activaba mis sentidos, quizás ayudada por la acústica de la sala o por la sucesión de imágenes despampanantes. No podía dejar de mirar la pantalla. No obstante, por increíble que parezca luego de semejante crítica elogiosa, considero que Rowdy Rathore es una película para ver solamente una o dos veces. No más que eso.

<a rel=”author” href=”https://plus.google.com/107005891006004217533“>Maximiliano R. Esposito</a>

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s