Viñetas Argentinas en el Cine (parte 3)


Tercera época: de Indiecitos e Ilusiones

Tuvimos que esperar hasta entrado el siglo XXI para reencontrarnos con nuestros personajes de historieta en la pantalla grande, aunque, en su gran mayoría, no de la forma que esperábamos. Las películas que reseñamos a continuación son, en general, cintas animadas de enorme producción y gran presupuesto, pensadas para competir contra los blockbusters hollywoodenses. Apuntadas hacia un público infanto-juvenil, no alcanzaron a satisfacer la demanda de los espectadores adultos, que esperaban algo más que un mero entretenimiento para niños en vacaciones.

Patoruzito (2004). Dirigida por José Luis Massa, basada en la historieta de Tulio Lovato y Mirco Repetto, sobre personajes de Dante Quinterno.

Producida por las empresas Patagonik, Red Lojo y el canal de televisión Telefé, y con distribución de Disney-Buena Vista, Patoruzito marcó todo un récord de taquilla en las salas argentinas, alcanzando la friolera de 2 millones de espectadores –cifra totalmente impensada para cualquier película argentina-. Aun así, la historia es bastante anodina: al pequeño cacique Patoruzito le llega el momento de demostrar su liderazgo del pueblo tehuelche. Para ello, deberá cumplir con tres misiones: traer la piedra azul del gran volcán, encontrar el amuleto de la cueva escondida y conseguir la pluma de un cóndor. El guión, escrito por Axel Nacher, indaga en los orígenes egipcios de Patoruzito –descendiente de la familia del Faraón Patoruzek- e incorpora a otros personajes de la tira, como Isidorito, la Chacha Mama, Ñancul, y su caballo Pamperito.

La importante recaudación que obtuvo la película, apoyada en una campaña de marketing similar a la de un producto de Hollywood (promociones especiales en shoppings, actividades en donde los chicos podían fotografiarse con los personajes, un avance exclusivo para las pantallas de los teléfonos celulares Movicom, y un sinfín de productos con la cara del indiecito), llevó a que los productores encararan, con paso firme, la secuela del filme…

Fragmento de la película:

Patoruzito II (2006) Dirigida por José Luis Massa, basada en personajes de Dante Quinterno.

Con el mismo equipo creativo que la anterior, Patoruzito II vuelve a repetir las mismas fallas que su antecesora. La diferencia está en que, esta vez, el público no compró: la película resultó un fracaso estrepitoso.

El argumento narra la llegada de Patoruzito y sus amigos a la ciudad de Buenos Aires. Allí, en una vieja casona, se topan con la bruja Jiuma, que pretende convertirse en la hechicera más poderosa del mundo, para dominarlo y, de paso, recuperar su juventud. Para ello, tiene prisionera a Limay, la última hada que vive dentro de la fuente de los deseos. En el afán de rescatarla, nuestros héroes contarán con la ayuda del Fantasma Benito -personaje creado por Quinterno y que llevara a la fama Eduardo Ferro en la revista de Patoruzito-, en lo que sería el primer team-up de la historia de la animación argentina. El elenco vocal contó con la participación de la actriz Norma Aleandro en el papel de la bruja.

A pesar de este traspié, la compañía (ahora separada de Red Lojo y Telefé, y rebautizada como Indiecito) retomó a otro famosísimo personaje de Quinterno para una nueva producción…

Trailer de la película:

Isidoro (2007) Dirigida por José Luis Massa, basada en personajes de Dante Quinterno.

Nuevamente, los mismos realizadores se abocaron a la tarea de darle vida al famoso bon vivant argentino y, para variar, el resultado final deja bastante que desear. Situada en los años ’70 –época indefectiblemente ligada a la personalidad del protagonista, sería raro ver las aventuras del personaje en la actualidad- Isidoro (con la voz del reconocido comediante Dady Brieva), es echado de su casa por el Coronel Cañones, quien le adelanta parte de su herencia. Una vez que dilapida todo el dinero en fiestas, alcohol y cruceros por el mundo, el playboy regresa a pedir ayuda a su tío. Pero se encuentra con una novedad: el Coronel ha sido apresado por traición a la patria, acusado de haber robado unas semillas para un proyecto de biocombustibles. En afán de ayudarlo, Isidoro y su amiga Cachorra (la exuberante Luciana Salazar) viajarán medio mundo, para organizar la fiesta de coronación del príncipe de Kindostán. En medio del jolgorio, se las ingeniarán para recuperar las semillas.

Esta mezcla de aventura “isidoresca” con una trama de espionaje a lo James Bond no cayó muy bien entre el público –y menos entre los fans de Isidoro, que solo queríamos verlo haciendo de las suyas-, y el filme tuvo una repercusión moderada. Veremos si, después de estos tropiezos, Indiecito querrá seguir recuperando a los queridos personajes de Quinterno en la pantalla grande. Solo una cosa hace falta: buenas historias.

Trailer de la película:

Boogie, el aceitoso (2008). Dirigida por Gustavo Cova, basada en la historieta de Roberto Fontanarrosa.

Boogie, el aceitoso nace como una parodia de las muchas que realizaba el Negro Fontanarrosa en los años ’70, en este caso al cine policial norteamericano de la época, y en particular a Harry, el sucio. Publicado por primera vez en 1974 en las páginas de la revista Hortensia, Boogie es un asesino a sueldo cruel y despiadado, sin ningún atisbo de compasión hacia sus víctimas o cualquier ser humano en general, y con un verdadero arsenal de reflexiones a cuál más xénofoba y despreciativa. En estas historietas Fontanarrosa despliega su costado más corrosivo, repleto de un humor negro y una mala leche no exenta de crítica social, sobre todos hacia los costados más oscuros de la sociedad estadounidense. Luego de algunos años en Hortensia, Boogie paseó su imponente figura por Hum®, SuperHum®, La Maga y Cóctel, entre otras publicaciones.

El desafío para los productores de Illusion Studios residía en poder contar una historia de Boogie con un largo desarrollo sin traicionar la esencia del personaje (ninguna de las historietas tiene más de dos páginas). Y hay que decir, que con todas las de perder, la película se planta, si no bien, al menos con dignidad. La trama gira en torno a la ira de Boogie (con la voz de un irreconocible Pablo Echarri) cuando se entera de que el capo-mafia Sonny Calabria ha decidido contratar a otro asesino para liquidar a Marcia (voz de Nancy Dupláa), una testigo que está a punto de declarar contra él en un juicio. El film incorpora muy bien algunos gags clásicos de la historieta, y llega a tener unos interesantes momentos de oscuridad e incorrección política. Empalidece, sin embargo, en el aspecto gráfico, en donde el estilo de Fontanarrosa en el diseño de personajes no termina de integrarse al trabajo de los fondos en tres dimensiones. La decisión de exhibirla en cines en 3D tampoco resultó un acierto. Aun así, es un film interesante y que –sobre todo para los fans más acérrimos del personaje- podría haber derivado en algo muchísimo peor.

Trailer de la película:

Gaturro: la película (2010). Dirigida por Gustavo Cova, basada en la historieta de Nik.

El personaje de Gaturro surge en 1992, cuando el dibujante Nik comienza a incluirlo reiteradamente en su viñeta de humor político del diario La Nación, en referencia a la particular cabellera del ex presidente Carlos Menem. El gato obtuvo tal repercusión entre los lectores, que el autor lo llevó a protagonizar su propia tira, aunque con algunas reformulaciones: Gaturro abandona el comentario de actualidad, pasa a formar parte de una familia y a vivir situaciones de comedia clásica norteamericana, en un estilo muy similar al Garfield de Jim Davis. Así, el universo de personajes (que incluyen a su amiga Ágatha, el sobrino Gaturrín, el pececito Emilio, el ratón Ramiro, la maestra Ruda Vinagreti, entre otros) y el estilo gráfico con preponderancia del color buscan ampliar el rango de lectores de la historieta y acercarla, sobre todo, a los chicos. La apuesta rindió sus frutos: la popularidad de Gaturro explotó y generó una maquinaria de merchandising que sigue en constante crecimiento hasta el día de hoy.

Dentro de esta maquinaria es que se inscribe el largometraje, nuevamente a cargo de Gustavo Cova y con producción de Illusion Studios. Como era de esperarse por las historias de la tira, Gaturro: la película no pasa de ser una aventura anodina y con pocos rasgos de originalidad. En el filme, el protagonista (con la voz de Mariano Chiesa) busca infructuosamente conquistar el corazón de la esquiva Ágatha (voz de Agustina González Cirulnik), y cree conseguirlo luego de presentarse a un casting para el papel de superhéroe en un programa de TV, y alcanzar la fama. En el aspecto técnico, la película (realizada en CGI, y con posibilidad de verse en 3D) es correcta y la animación es fluida, aunque los escenarios adolescen de una cierta precariedad y las formas redondeadas de los personajes de la tira no parecen adaptarse muy bien a las tres dimensiones. Aún así, le alcanzó para ser una de las películas argentinas más vistas de la temporada.

Trailer de la película:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s